Borrar
Borja Jiménez, ante el toro de El Torero con el que triunfó en Madrid. PLAZA 1
Un triunfador sobre la bocina

Un triunfador sobre la bocina

Bajo nivel ganadero y ausencia de un nombre propio hasta la penúltima tarde, San Isidro ratificó a Borja Jiménez y Fernando Adrián que, como Garcigrande en la Beneficencia, se subieron la podio de la primavera taurina en Las Ventas que vivió un ciclo de éxito en las taquillas con casi 21.000 espectadores de media en las 26 funciones del último mes de toros

Javier Lorenzo

Salamanca

Lunes, 10 de junio 2024, 19:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Apenas una docena de toros de los 124 muertos a estoque en San Isidro se recuerdan; y de esas doce tres faenas estelares y casi cuatro. Cinco si sumamos la de Fernando Adrián al sexto de Garcigrande de la Beneficencia del domingo, fuera del abono. En San Isidro casi vivió en solitario la de Emilio de Justo al Periquito de La Quinta (17 de mayo) cuando apenas se llevaba una semana de una feria que no explotó de verdad hasta la penúltima entrega (7 de junio) con Borja Jiménez y el toro Dulce de Victoriano del Río. La emoción de aquel encastado y vibrante toro de La Quinta, al que se impuso de manera fantástica Emilio Justo con la izquierda, contrastó con la exquisita embestida de este otro al que el triunfador de la feria cuajó a placer. El de Torrejoncillo perdió las dos orejas por el fallo con el descabello, al sevillano se las robó el presidente en uno de los atracos más sonrojantes vividos en esta plaza en los últimos tiempos. A Emilio de Justo y a Borja Jiménez se unió Fernando Adrián con una gran faena a Bromista, el sexto Garcigrande en la Beneficencia que se aupó al podio de los mejores toros de San Isidro. Fueron los tres nombres propios de esta primavera en Madrid.

A los tres matadores hay que unir el nombre de Jarocho, novillero burgalés, formado en la Escuela de Salamanca y hoy en la Marcial Lalanda de Madrid que fue en todo San Isidro en único torero a pie que cortó las dos orejas a un toro, utrero en su caso. Suya fue una faena prodigiosa, distinguida, de excelente toreo al natural, que cautivó a Madrid, lanzándolo como la revelación y referencia del escalafón inferior.

La vibrante, valerosa y meritoria tarde de Román ante los Fuente Ymbro; la llamada de atención de un valiente como Juan de Castilla con la de Miura; la preciosa, inspirada, improvisada e incluso desordenadamente maravillosa faena de David Galván al de El Torero; el fiasco de Talavante que —pese a cortar una oreja un toro del Puerto y otra a un Juan Pedro— fue el torero más agraciado de la feria con hasta dos toros y medio de triunfo rotundo: el medio fue el del Puerto, los rotundos fueron Rebeco de Juan Pedro y Tejonero de Santiago Domecq, a ninguno los cuajó con la relevancia que merecieron y perdió una fabulosa oportunidad para ponerse el mundo por montera. Sin premio, de las faenas más meritorias, sinceras y valientes fue la de Damián Castaño ante un imponente, fiero, poderoso y peligrosos quinto de José Escolar, el más duro y difícil de la feria al que le plantó cara con una verdad sin cuentos y una entrega absoluta, encontrando poco eco y reconocimiento de un respetable que apenas le valoró, más allá de que la espada quedara más o menos arriba. El robo tras la entrega absoluta de Manuel Escribano en la corrida de Adolfo no fue tan escandaloso como el de Borja Jiménez, pero también lo fue. De los cinco confirmantes, sin premio ninguno, salieron bien parados Cristian Parejo y Víctor Hernández, como el novillero Alejandro Chicharro.

En el parte de heridos lo protagonizaron Francisco José Espada e Isaac Fonseca; aunque el que peor parado salió fue Cayetano y no por el percance que también sufrió casi antes de entrar en juego.

A la feria en la que se disparó el público asistente, con una media de casi 21.000 espectadores diarios, le faltó el argumento de un triunfo contundente, de mayores historias en el ruedo para que los muchos que fueron salieran encantados.

Las cifras

564 MIL. La Feria de San Isidro, junto a la corrida de la Beneficencia que puso fin el domingo a un mes de toros en Madrid, se cerró con 564.353 espectadores. Una media diaria de 20.902 espectadores se congregaron en los tendidos de Las Ventas

TRECE. Las taquillas de la plaza de toros de Las Ventas colgaron en trece ocasiones el cartel de «No hay billetes». La mitad de las tardes de abono contaron con todas las localidades agotadas, el mejor registro de los últimos diez años.

CINCO. La puerta grande de la plaza de Las Ventas se abrió en cinco ocasiones. En cuatro ocasiones durante la feria de San Isidro, con el matador de toros Borja Jiménez, el novillero Jarocho, y los rejoneadores Diego Ventura y Guillermo Hermoso de Mendoza como protagonistas; a los que se unió Fernando Adrián este domingo en la corrida de Beneficencia.

DIECINUEVE. 3 A lo largo de toda la feria se concedieron 19 orejas: tres faenas premiadas con las dos orejas de un mismo toro: Jarocho, Guillermo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura; y una para los matadores de toros Román, Tomás Rufo, David Galván, Alejandro Talavante (en dos ocasiones), Borja Jiménez (en tres ocasiones) e Isaac Fonseca firmaron faenas premiadas con una oreja, además de los rejoneadores Pablo Hermoso y Sergio Galán y de los novilleros Alejandro Peñaranda e Ismael Martín.

Las claves

NUEVE toros fueron devueltos a los corrales. Por los toriles de Las Ventas saltaron al ruedo en los 26 festejos del ciclo 165 reses. Entre ellas, nueve lo hicieron como sobreros. 14 toros fueron ovacionados en el arrastre y se registraron palmas para 44 de ellos.

566 KILOS DE PESO, el promedio de la feria. El peso medio del toro que saltó al ruedo de Las Ventas ha sido de 566 kilos, de 502 kilos fue la media de las novilladas y 560 kilos el de los toros para lidia en rejones. El encierro de Juan Pedro Domecq lidiado el 29 de mayo fue el que más peso promedió con 612 kilos, y aquella tarde apareció en el ruedo el toro Rebeco, quinto de la tarde, con 672 kilos que fue el de más peso de toda la feria y resultó uno de los mejores.

70 AVISOS en 156 faenas. La feria se caracterizó por contar con faenas excesivamente largas, y así lo refleja el número de avisos que se dieron en la feria: 70 en las 156 faenas realizadas. El torero más avisado fue Roca Rey que escuchó cinco avisos (tres de un toro) en su primera tarde y uno en la segunda. Román, Francisco de Manuel, Miguel Ángel Perera, Sebastián Castella, Ginés Marín, Ángel Téllez, y Paco Ureña, además del novillero Samuel Navalón, escucharon tres aviso.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios