02 diciembre 2020
  • Hola

Ruta por los escenarios de La Vuelta en Salamanca

El paso de los ciclistas por la provincia es la mejor excusa para descubrir algunos de sus rincones más espectaculares

La última edición de La Vuelta España no solo coronó a Primoz Roglic como el mejor ciclista del momento, sino que permitió a miles de espectadores descubrir la belleza de Salamanca a través de sus televisores.

Los salmantinos presumieron de tierra y, de paso, redescubrieron rincones de su provincia que bien merecen una nueva visita. O, en algunos casos, una primera. Y es que un paseo por los escenarios de La Vuelta puede ser el mejor plan para hacer realidad la tan manida frase de “No hace falta irse lejos para descubrir lugares maravillosos”.

Que en Salamanca la naturaleza puede llegar a ser abrumadora es algo que quedó claro durante la retransmisión de las dos etapas de la carrera que transcurrieron por la provincia.

Un ejemplo de este patrimonio natural que pudo verse por televisión fue la sierra de las Quilamas, con sus profundos valles atravesados por arroyos y sus bosques de robles, madroños y castaños. Un lugar “mágico” donde escuchar los susurros de la famosa reina Quilama, que vaga por la zona mientras custodia un tesoro escondido en lo más profundo de una cueva.

La imagen de la subida de los ciclistas desde Valero a San Miguel dan una idea de lo que “esconde” esta zona de la provincia.

Hablar también de naturaleza en Salamanca es hablar del Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia, que bien merece otra visita (o más de una) en estos días de pandemia.

La bajada del pelotón, y al día siguiente la subida, por las sinuosas carreteras de la zona fueron otra de las imagenes más impactantes de la última Vuelta.

El paso de los ciclistas por la provincia también dejó claro que Salamanca es tierra de pueblos con encanto. Recorrer las empinadas calles de Candelario, con su característico suelo empedrado que tanto ha hecho sufrir a los ciclistas, es otro buen plan para estos días, igual que conocer una de las fortalezas más espectaculares que hay en la provincia, como es el Castillo de San Vicente de Montemayor del Río, que con motivo de la carrera fue coronado con dos bicicletas.

El paso por Mogarraz, otro de los Conjuntos Históricos de la provincia, dejó con ganas de más a muchos de los espectadores que pudieron ver, aunque fuera de manera fugaz, los conocidos retratos que en su día hiciera Florencio Maíllo de los vecinos.

La Vuelta cumplió y ‘vendió’ la espectaculidad de la provincia y, de paso, abrió a los salmantinos un abanico de posibilidades para redescubrir su tierra.

Dos etapas llenas de encanto

La primera etapa con salida en Salamanca atravesó Vecinos, Cortos de la Sierra, Linares, San Miguel de Valero, Santibáñez de la Sierra, La Alberca, también Las Mestas y Riomalo de Arriba en Extremadura, para continuar por Serradilla del Llano y acabar en Ciudad Rodrigo. La segunda etapa salió de Sequeros y recorrió Cepeda, Riomalo de Abajo, La Alberca, Mogarraz, San Esteban de la Sierra, el Alto de Cristóbal, Montemayor, Peñacaballera, Baños de Montemayor, La Garganta y finalizó en La Covatilla.

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png