28 junio 2022
  • Hola

La electrificación de la vía ferroviaria a la frontera avanza más por el lado portugués

Aunque en el país vecino también acumulan retraso los trabajos, es muy probable que acaben antes

24 may 2022 / 10:53 H.
Ver Comentarios

La electrificación de la vía de ferrocarril entre Salamanca y la frontera forma parte del Corredor Atlántico, un proyecto financiado parcialmente por la Unión Europea cuyo objetivo es unir los puertos del oeste peninsular con el resto de Europa a través del tren y de esta forma potenciar un transporte de mercancías más eficaz y menos contaminante. Una meta que en el caso de Salamanca se traduce en una mejor conexión con los puertos de Leixoes, en Oporto, y de Aveiro, ya que ambos tienen compromisos para ser socios claves con el futuro Puerto Seco de la ciudad.

De ahí que también resulte muy importante conocer cuál es el estado de las obras que lleva a cabo el país vecino para completar cuanto antes la conexión internacional. El avance de estos trabajos, pese a que han acumulado un importante retraso y que en principio iban muy por detrás de los que se estaban llevando a cabo en la parte salmantina, apunta a que la parte portuguesa estará acabada antes que la española.

La mayoría de los tramos en los que ha sido dividido el proyecto en Portugal tienen una fecha de finalización entre el último trimestre de 2023 y el primero de 2024. Fechas en las que resulta difícil pensar en que el tramo entre Salamanca y la frontera lusa estará terminado, a la vista de que dos terceras partes de los trabajos están parados en la actualidad y que una de las fases ni siquiera ha empezado aún.

Prueba de que el país vecino se ha tomado más en serio la modernización de la línea férrea es que desde abril ha cortado la circulación de trenes en la mayor parte de la denominada línea de Beira Alta, que une Guarda con la costa. Durante los próximos nueve meses se desarrollarán los principales trabajos de mejora. Además, ya ha acabado la modernización de la línea Beira Baja, que une Guarda con Lisboa y que puede repercutir positivamente en el futuro, aunque tenga un interés secundario para Salamanca.

Las obras en Portugal, no obstante, tampoco se han librado de problemas y de críticas. El proyecto de mejora del ferrocarril acumula un retraso de hasta tres años en algunos tramos. Los errores en proyectos, modificados o el encarecimientos de los materiales han estado detrás del escaso avance de los trabajos, sobre todo antes de la pandemia. No solo por esta vía han llegado quejas al Gobierno luso. También ha recibido protestas de ciudadanos y empresas porque la modernización en algunas zonas del trazado apenas se notarán, ya que los trenes no podrán superar los 120 kilómetros por hora, por lo que la mejora de los tiempos de viaje sería muy escasa.

Hay que recordar, no obstante, que por ahora ninguno de los países contempla el uso de la línea, una vez modernizada, para el transporte de pasajeros, ya que la intención es enfocarla a las mercancías y que puedan circular por la vía trenes de hasta 750 metros de largo. En la actualidad no hay ningún servicio de pasajeros que circule por esta línea después de que el Gobierno español suprimiera el trenhotel que unía Salamanca con Lisboa.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png