Borrar
Pedro Moro, agricultor de Villoria, en la parcela de guisantes.
Un problema con los guisantes

Un problema con los guisantes

Pedro Moro es de los agricultores que los ha sembrado para cumplir con la nueva PAC y ve que se están estropeando por las lluvias

Susana Magdaleno

Salamanca

Miércoles, 3 de abril 2024, 10:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Pedro Moro, de Villoria, es agricultor de toda la vida, de familia de las que ha vivido el campo generación tras generación. Ahora con las exigencias de la nueva PAC reconoce que atraviesa momentos complicados. Le quedan por sembrar las patatas -tiene previsto 18,5 hectáreas-, garbanzos y maíz. Le preocupan ahora especialmente los guisantes, 5 hectáreas que sembró para cumplir con los requisitos de la Política Agraria Común -PAC-y que con el exceso de agua se están estropeando. Teme, después del gasto que realizó con este cultivo, quedarse encima sin la ayuda. Ya el año pasado supuso para él un quebradero de cabeza la siembra de guisantes porque le impidió cultivar el maíz en tiempo y le restó producción.

El problema que tiene Pedro Moro, el de justificar para la PAC que cultivó guisantes, no lo tiene él sólo en Salamanca debido al exceso de agua y existe preocupación.

También por el cultivo de los garbanzos. Pedro Moro los sembrará también para cumplir la PAC, a pesar de que la comarca de Las Villas no es la de La Armuña y en su zona, además de que la tierra es menos apta, tampoco existe tradición por ese cultivo. «La PAC es un lío, una charca de ranas. Nos dicen lo que tenemos que sembrar y es un jaleo».

Tiene Pedro Moro también sembrado cereal, 10 hectáreas, de las que «otra cosa igual», dice, cuenta con dejar 1,5 para los pájaros. «Lo podemos cosechar en septiembre pero si es un cultivo que se recoge en julio, a saber lo que queda para esa fecha después del gasto que se ha hecho». A pesar de lo anterior, Pedro no se plantea ahora mismo cultivar sin contar con lo que exige la PAC.

Este año se une a sus preocupaciones la lluvia, que le obligará a contratar servicios para poder arar y sembrar así lo antes posible. Ahora entrar en las tierras es una tarea imposible y en sus cálculos está que ya deberían estar sembradas las patatas y los garbanzos, por lo que tendrá que agilizar luego al máximo las labores.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios