Borrar
El violador a su llegada a los juzgados en mayo de 2017. ARCHIVO
El Supremo decidirá la rebaja de pena al único detenido por una violación grupal en Villamayor

El Supremo decidirá la rebaja de pena al único detenido por una violación grupal en Villamayor

La Audiencia Provincial disminuyó la condena en 7 años, pero ahora queda en manos del Tribunal Supremo

Celia Luis

Salamanca

Miércoles, 31 de mayo 2023, 12:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Tribunal Superior de Justifica inadmite el recurso contra la rebaja de pena en 7 años por la Ley del «solo sí es sí» al único detenido por la violación grupal a una turista ocurrida en Villamayor el verano de 2010. Una salvaje agresión sexual por la que se le llegaron a pedir 39 años de prisión y que quedaría en 12 años en lugar de los 19 años iniciales. La rebaja fue acordada por la Audiencia Provincial de Salamanca, pero el TSJ considera que el encargado de decidir sobre el recurso contra la decisión de la Audiencia salmantina es el Tribunal Supremo.

El violador, un ciudadano de nacionalidad rumana, Eugen Cosmin Catanescu, fue condenado hace seis años a 19 años de cárcel, doce por un delito de agresión sexual como autor material y otros siete por otro de igual naturaleza pero como cooperador necesario.

Los hechos...

El suceso se remonta a la madrugada del 18 de agosto de 2010. Sobre las 01:00 horas, Eugen Cosmin Catanescu, junto a otro joven no identificado, estaba al lado de un vehículo aparcado en la calle Íscar Peyra de la ciudad, cuando se les acercó la víctima, de nacionalidad francesa, que, en inglés, les pidió información sobre la ubicación del hotel donde se alojaba. Ambos le invitaron a subir a la parte trasera del coche, de dos puertas, y así lo hizo porque pensaba que iban a llevarla a su hotel. Una vez pusieron el coche en marcha, la víctima se dio cuenta de que no se dirigían a su hotel, por lo que en repetidas ocasiones les pidió que la dejaran salir, hasta el punto de que intentó sin suerte utilizar el freno de mano.

Tras circular por varias calles de la ciudad durante 15 minutos, los varones se dirigieron a un camino situado junto a Puente Gudino, a orillas del Tormes, en Villamayor. Una vez allí, la amenazaron con una navaja para que no se resistiera, y la violaron, primero uno, mientras el otro vigilaba y viceversa. A causa de una de las penetraciones, quedaron restos de semen del condenado en la vagina y en la ropa de la víctima, por lo que pudo identificarse su perfil genético.

Asimismo, los agresores registraron el bolso de la víctima, del que sustrajeron diversos objetos. Durante las agresiones, la víctima intentó escapar con la disculpa de que necesitaba hacer pis, pero fue detenida por los dos individuos que impidieron que se alejara, hasta terminar de consumar las violaciones, dejándola después abandonada en el lugar. Tras su marcha, la víctima se escondió una media hora por temor a que volviesen sus atacantes y luego salió corriendo, de manera que estuvo deambulando perdida por los alrededores hasta que unas dos horas después fue recogida por un vigilante de la zona, que la trasladó a un hotel de la localidad, ante su estado de nerviosismo y al no lograr entenderla. Allí la recepcionista pudo entenderla parcialmente y ante su deseo de ir al hotel en el que se hospedaba con su novio, la llevaron a la ciudad.

El violador lleva preso desde abril de 2016 y será el Tribunal Supremo el encargado de decidir la rebajada en 7 años de su condena impuesta en el año 2017, la cual se vería reducida a 12 años en lugar de los 19 años iniciales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios