13 junio 2021
  • Hola

Caso Cabrillas: condenados por incendio, pero no por estafa ni por homicidio

La Audiencia impone a los dos acusados un año y ocho meses de prisión porque el fuego no entrañó peligro para la vida de ningún vecino

10 jun 2021 / 20:10 H.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha dictado sentencia en el procedimiento abierto en mayo de 2017 por la muerte de un hombre en la explosión de un remolque de feria en Cabrillas y que fue juzgado el pasado 28 de abril. En su sentencia, a la que ha tenido acceso LA GACETA, el tribunal declara inocentes a los dos acusados, el propietario del remolque, J.A.L.M., y el rumano apodado ‘El Búlgaro’, V.L., de los delitos de estafa y tentativa de homicidio imprudente -por imprudencia grave- de los que respectivamente se les acusaba. Les condena a ambos sin embargo (al primero como inductor y al segundo como ejecutor material) por un delito de incendio en bienes propios, por el que impone a cada uno de ellos una pena de un año y ocho meses de prisión. Es decir, el alto tribunal les culpa del incendio, aunque concluye que ninguna persona resultó afectada ni vio en verdadero peligro su vida o su integridad física y les declara inocentes del delito de estafa y de homicidio imprudente de los que también se les acusaba en cada caso.

Respecto al delito de estafa señala el tribunal que no existió “por no superación de la barrera de los actos preparatorios”, es decir J.A.L.M. no llegó a rebasar la fase de ejecución. “No consta en los autos acto alguno, cierto y seguro, de la reclamación de este procesado a la compañía aseguradora Mapfre, motivada por el incendio de su remolque-taquilla”.

Respecto al delito de homicidio imprudente señala el tribunal: “La persona que se presenta y a la que se la adjetiva como víctima de un homicidio imprudente, por una omisión grave imputable a otro, resulta que es quien crea la grave situación de riesgo y peligro para su vida, y quien habría contravenido las normas de cuidado a la hora de estar materializando y ejecutando una acción delictiva dolosa”.

“La absolución por este delito a V.L. es obligada”, señala el tribunal, atendiendo a que “no se le puede imputar imprudencia o negligencia alguna (ni siquiera leve), pues, la muerte de M. A.G.C. se explica y fundamenta por la propia conducta del fallecido”.

El fiscal solicitaba inicialmente en el caso de J.A.L.M. 12 años de prisión por un delito de incendio con peligro para la vida (como inductor) y cinco meses y 15 días de prisión por otro de estafa, mientras que para V.L. pedía 12 años de prisión por el delito de incendio (como autor) y dos años más de prisión por el de homicidio imprudente. Solicitud que en sus informes finales dejó en 5 y 6 años de prisión para cada uno.

Las defensas coincidieron en la inocencia de sus clientes, pero alternativamente solicitaron que se les condenara solo por daños.

Respecto a la acusación de homicidio imprudente en el caso de V.L., su letrado dijo que fue el fallecido el que entró al remolque y provocó el incendio, no su cliente, y por tanto el único que cometió la imprudencia fue el fallecido.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png