19 abril 2019
  • Hola

Ya no hace falta DNI para ser pobre en Salamanca

Ayuntamiento y Agencia Tributaria habilitan una vía para que las personas sin número de identificación fiscal puedan cobrar las ayudas de emergencia

13 abr 2019 / 18:56 H.

Se acabó el bloqueo. Los inmigrantes irregulares y los refugiados pendientes de que se les conceda el permiso de asilo ya pueden recibir las ayudas de emergencia del Ayuntamiento y la Diputación. Durante los primeros meses de este año los centros de acción social del Consistorio no pudieron tramitar estas prestaciones porque a la hora de fiscalizarlas la Agencia Tributaria solicitaba a la administración local un número de identificación fiscal del que estas personas carecen. Pero ese problema ya se ha solventado, con un NIF provisional, una solución ofrecida por el Ministerio de Hacienda después de que LA GACETA denunciase el bloqueo que estaba provocando.

El alcalde, Carlos García Carbayo, explicó esta semana que la Agencia Tributaria “se dio cuenta de la situación de estas personas y ha buscado un mecanismo” para que la fiscalización de las ayudas de emergencia no sea un impedimento para que éstas puedan concederse a personas que, aunque estén empadronadas en la capital del Tormes, carecen de DNI o NIE. “Lo importante es ayudar a las personas y luego, si surgen estos obstáculos encontrar la forma de superarlos”, añadió.

La nueva línea de subvenciones evitará que se repita una nueva situación de bloqueo de las ayudas a los “sin papeles”

Desde principios de año un requerimiento del Ministerio de Hacienda exigía tanto al Consistorio como a la Diputación de Salamanca que por cada ayuda de emergencia que concediese cumplimentase el modelo de formulario 190 —para retenciones e ingresos a cuenta sobre rendimientos del trabajo de determinadas actividades económicas, premios y determinadas imputaciones de renta—. La primera casilla de este documento exige el número de identificación fiscal (NIF) del beneficiario, algo que lógicamente no poseen ni los “sin papeles” ni los refugiados que están pendientes de que se les conceda el asilo. Precisamente este colectivo ha aumentado mucho en los últimos meses con la llegada de muchas personas procedentes de Latinoamérica. Ante la imposibilidad de aportar esa documentación a la Agencia Tributaria, el Consistorio se vio obligado a dejar en espera las ayudas de emergencia a personas sin recursos que carecían de NIE.

Ante este problema el pasado marzo este periódico se puso en contacto con el Ministerio de María Jesús Montero, quien ofreció la posibilidad de que la Agencia Tributaria diese al Consistorio identificaciones fiscales de “un solo uso” para que el Consistorio y la Diputación los asignen a los “sin papeles” y poder acabar así con el bloqueo de las ayudas.

En cualquier caso, la número línea de ayudas que pone en marcha el Ayuntamiento, a través de Cáritas y Cruz Roja, ayudará a evitar que de nuevo se vuelva a repetir esta situación. Dado que las subvenciones serán directamente concedidas por estas dos organizaciones no será necesaria la farragosa tramitación que requieren las ayudas municipales de emergencia ni tampoco el requisito del número de identificación fiscal. Esto no supone que las dos entidades concedan los fondos públicos a su criterio, ya que tendrán que justificar ante el Consistorio cada una de las prestaciones concedidas.