Borrar
Hospital General Universitario Gregorio Marañón, donde trabajaba como facultativo E.P.
La sanidad charra no conoce al médico salmantino acusado de maltratar a sus ocho hijos

La sanidad charra no conoce al médico salmantino acusado de maltratar a sus ocho hijos

La Universidad de Salamanca expidió su título en 1993 y estuvo adscrito al Colegio de Médicos de Salamanca desde 1997 hasta 2003

Viernes, 14 de abril 2023, 14:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El médico de ‘la casa de los horrores’, detenido en Madrid por maltratar a sus ocho hijos menores de edad -que vivían arrinconados y en condiciones insalubres en un chalet de Colmenar Viejo- es salmantino: el doctor Domingo S.S.

El pasado mes de marzo, a raíz de una denuncia por presuntos malos tratos a una menor, la Guardia Civil detuvo a un urgenciólogo del Hospital Gregorio Marañón tras comprobar las abominables condiciones en las que mantenía a sus hijos.

La noticia hablaba de un facultativo que sometía a malos tratos a la madre de los menores y que también ofrecía un trato degradante y descuido sobre sus ocho hijos.

El expediente académico del médico indica que se licenció en la Universidad de Salamanca, recibiendo el título en 1993. Posteriormente se especializó en Medicina Familiar y Comunitaria (médico de familia) y cursó un máster universitario en Urgencias, Emergencias y Catástrofes.

El facultativo estuvo colegiado en el Colegio Oficial de Médicos de Salamanca durante varios periodos: de mayo a diciembre de 1993 -nada más graduarse y como médico en paro- y una segunda etapa entre los años 1997 y 2003, momento en el que solicitó el traslado al Colegio de Médicos de Madrid. Pero incluso para los sanitarios salmantinos más veteranos, el doctor Domingo S. -que a finales de año cumplirá 57- es un completo desconocido. ¿El motivo? Todo indica a una estancia en el extranjero -concretamente en Inglaterra- durante los años en los que perteneció al Colegio Oficial de Médicos de Salamanca y su posterior marcha a la capital de España.

Ángel Bajo, veterano urgenciólogo y presidente de CESM Salamanca, afirma que a lo largo de su dilatada carrera en el servicio de Urgencias nunca ha coincidido con ningún compañero cuyo nombre y apellidos coincidan con el investigado.

El decano de Medicina de la Universidad de Salamanca, José Carretero, tuvo que firmar hasta en dos ocasiones el anuncio del extravío del título del médico salmantino y publicarlo en el BOE. Un anuncio que se realiza por cuestiones de seguridad, para que nadie intente suplantar al dueño del título perdido. Según informa El Periódico de España, no fueron dos, sino cinco, las ocasiones en las que Domingo comunicó que había perdido su título.

Carretero no recuerda haber tenido ninguna conversación con esta persona, aunque reconoce que si firmó el extravío del título es porque su expediente académico figuraba en la Facultad de Medicina, lo que confirma que fue alumno de la Universidad de Salamanca, sin embargo, el decano desconoce que ejerciera como médico en esta ciudad o algún centro de la provincia.

Tampoco se acuerdan de él en la Gerencia de Atención Primaria de Salamanca, donde podría haber trabajado como especialista en Medicina de Familia.

Su rastro en internet aparece a comienzos de a pasada década y lo hace en forma de artículos de investigación en los que ha participado, con temáticas variopintas: desde Cardiología a Neumología, pasando por la Reumatología, pero en su mayoría relacionados con el trabajo en Urgencias.

El digital Vozpópuli dibuja un perfil del médico salmantino -a partir de los testimonios de sus compañeros- en el que le definen como “buen profesional” y “educado”. El descubrimiento de cómo era la vida en su casa ha generado estupor en el Gregorio Marañón donde, por cierto, sigue trabajando y en libertad. “El día que su noticia salía en todas las televisiones estaba tomando un café con compañeros en la cafetería del hospital”, apunta una trabajadora sanitaria en Vozpópuli.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios