02 diciembre 2020
  • Hola

El trío fatal del coronavirus según un estudio salmantino: fiebre, tos y asfixia

Un estudio en el que ha participado el Hospital de Salamanca constata la peor evolución de los pacientes con estos síntomas

Los síntomas de los pacientes de coronavirus pueden avanzar la evolución que van a sufrir, según un estudio elaborado por la Sociedad Española de Medicina Interna (Semi) en el que ha participado el Hospital de Salamanca a través del servicio liderado por el internista José Ángel Martín Oterino. “Muchos centros hospitalarios enviaron sus datos para elaborar el estudio, que finalmente recogió la evolución de 12.000 pacientes españoles”, detalla Oterino. “Los enfermos que presentan disnea (asfixia) serían a priori como los que presentan cualquier otro tipo de neumonía, pero si se le añade fiebre y tos su evolución puede ser peor”. Confiesa que casi todos los ingresados ya sufren la tríada fatal, algo que se puede ver agravado con procesos como la diabetes, la obesidad o una edad avanzada.

Estos enfermos de mal pronóstico tienen un alto riesgo de ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos y de mortalidad, así como los que además presentan vómitos y diarrea. En cambio los que sufren síntomas como los del resfriado común o una clara pérdida de olfato y gusto son los que a priori evolucionarán mejor. Este grupo presentó el menor porcentaje de ingreso en UCI y tasa de mortalidad. En el rango medio se encuentran los contagiados que sufren dolor articular, de cabeza y de garganta, que a menudo también tienen fiebre, tos o ahogos. De ellos hasta un 10% requirió cuidados en las unidades de críticos.

Los contagiados con mejor pronóstico son los que sufren síntomas de catarro, así como pérdida del olfato y del gusto

Salamanca ha participado con 100 pacientes que ingresaron en los primeros cinco meses de la pandemia, una tipología de enfermos que ha variado en la segunda “oleada”, como la denomina el jefe de Medicina Interna. “El contagiado de ahora varía un poco porque empezó siendo más joven”, detalla. Además, ahora los enfermos acuden antes al Hospital. En marzo y abril muchos esperaban en casa y llegaban pasados casi 7 días del inicio de los síntomas, “cuando puede empezar la peor fase de la enfermedad, con el proceso inflamatorio y la pérdida de control de los síntomas”. Eso llevaba a que los enfermos iniciaran el proceso a las pocas horas de ingresar, algo que ahora se frena mucho antes.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png