Borrar
Imagen del año pasado de la zona de baño de Puente del Congosto a principios del mes de julio. TEL
Sin zonas de baño aptas en la provincia por falta de incentivos para su desarrollo

Sin zonas de baño aptas en la provincia por falta de incentivos para su desarrollo

Puente del Congosto, único pueblo que tuvo el reconocimiento, desiste de solicitarlo. Las zonas aptas implican analíticas semanales del agua y no conllevan ayudas

TEL

Domingo, 16 de junio 2024, 06:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No es nada nuevo, la provincia de Salamanca será de nuevo este año la única de toda Castilla y León que no cuente con zonas consideradas aptas para el baño por las autoridades sanitarias de la Junta de Castilla y León.

De hecho, sólo Puente del Congosto disfrutó en su playa del Tormes de este reconocimiento unos años atrás, pero dejó de solicitarlo en su momento porque se consideraba que los inconvenientes eran más que las ventajas. Eso parecen pensar de nuevo hoy tanto las autoridades locales de este municipio como los de otras localidades salmantinas con zonas de baño. Y es que el reconocimiento de zona apta para el baño no supone ningún tipo de beneficio o ventaja económica para los pueblos y sólo supone una especie de marchamo de calidad para que vecinos y visitantes sepan en qué condiciones se encuentran las aguas en las que se están bañando.

«No vamos a hacer nada porque no aporta ningún beneficio al pueblo y sí puede reportar gastos y algún perjuicio. Este año quedará así y hasta que no cambie la normativa, nada. Tendrían que proveernos de alguna ventaja», señala el alcalde de Puente del Congosto, Alfonso Hernández, preguntado por la posibilidad de recuperar esa zona de baño. La anterior corporación lo intentó en 2020, pero recibió la negativa de la Junta de Castilla y León pese a haber disfrutado de este reconocimiento hasta el año 2027. Nada había cambiado en esos tres años, pero la Dirección General de Salud Pública denegaba la autorización por considerar que «la zona de baño se encuentra situada en una zona caudalosa que origina peligrosas corrientes en la presa, que pudieran provocar problemas de seguridad en los usuarios. Igualmente, pone de manifiesto que «existe una central hidráulica que dispone de un azud sobre el río Tormes, que deriva el agua al canal de toma en la margen derecha del río, lo que produce subidas repentinas del nivel del agua». La localidad desasistía entonces y no ha vuelto a intentar pedir este reconocimiento.

Otra localidad con una importante zona de baño que sí llegó a pensar en algún momento solicitar la zona de baño fue Valero, que cuenta con una piscina natural en el río Quilamas. «Sí lo hemos contemplado, pero los requisitos son inviables para el Ayuntamiento ya que los costes serían elevados y sin ninguna aportación económica es casi imposible», confirma el alcalde, Demetrio Canete. La zona de baño de Valero seguirá funcionando como hasta ahora y, de hecho, se está acondicionando estos días los márgenes ya que ha crecido mucho la hierba este año y el objetivo del Consistorio es tenerla lista para el próximo fin de semana.

Hay otras localidades que ni se lo han llegado a plantear en estos últimos años, como puede ser Montemayor del Río, según confirma su alcalde, David Luengo. Allí cuenta con la zona de baño del río Cuerpo de Hombre, donde los vecinos y visitantes disfrutan del agua y la naturaleza sin mayores complicaciones.

Son los ayuntamientos donde se ubican las zonas de baño los que tienen que solicitar este reconocimiento, que no implica beneficio económico y supone sólo un marchamo de calidad de las aguas en las que se bañan los visitantes, conlleva una serie de analíticas semanales que indican si las aguas tienen calidad suficiente para poder bañarse en ellas (ríos embalses, lagunas...).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios