02 julio 2022
  • Hola

Una nueva vida para las cabinas de madera de Candelario

Se encontraban sin uso y se han habilitado ahora como espacio para realizar el intercambio de libros entre los vecinos y visitantes

23 mar 2022 / 16:15 H.

Las cabinas telefónicas de madera que recibían al visitante en Candelario tendrán una segunda vida como consecuencia de la iniciativa del Ayuntamiento de la villa, que las ha reutilizado como “bibliocabinas” con el objetivo de fomentar el intercambio de libros conocido como “Bookcrossing”.

La iniciativa se ha puesto en marcha esta semana con el objetivo de fomentar ese intercambio de libros entre vecinos de todas las edades y también visitantes a la vez que se reutiliza un mobiliario que lleva décadas formando parte de Candelario y que había dejado de ejercer su función original, que era la de cabina telefónica. Desde el Ayuntamiento de Candelario se explica que se trata de “reutilizar este mobiliario que tanto tiempo ha estado entre nosotros y que debido a los avances tecnológicos hayan dejado las cabinas telefónicas sin el uso para el que se concibieron, a pesar de esto, seguían siendo una de las imágenes más difundidas de nuestro pueblo, con esta nueva iniciativa se busca mantener las cabinas y que sigan formando parte del paisaje local y siendo un elemento útil para la población, jóvenes y mayores, vecinos y visitantes”.

Ya años atrás, el Consistorio optó por mantener las cabinas dada esa raigambre en el pueblo después de que los teléfonos desaparecieran de su interior. Así, en la primavera de 2019 se le dio un lavado de cara a las dos cabinas con el cambio de paneles interiores y con el lijado y barnizado de todo el conjunto. Igualmente, se colocaron cristales de seguridad tanto en las puertas como en los laterales.

El Ayuntamiento de Candelario ha dado a conocer a través de sus redes el funcionamiento de estas “bibliocabinas” con unas sencillas normas. El usuario puede coger el libro que más le interese de los que allí se encuentran, se lo puede llevar a casa para leerlo y, después, puede devolverlo allí, en cualquier otro punto libre donde se realice el “Bookcrosing” o dejar, a cambio, otro título diferente.

La iniciativa presentada por la concejala de Cultura, Marisa Macías, ha tenido buena acogida en la localidad, donde los vecinos confían en que estas “bibliocabinas” sean respetadas y puedan cumplir el objetivo para el que se han habilitado.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png