25 enero 2020
  • Hola

El mirador más privilegiado de La Armuña y a un paso de Salamanca

Las tierras de la Armuña cuentan con un mirador excepcional en el cerro donde se asienta la ermita de la Virgen del Viso, patrona de la comarca. A solo cinco kilómetros de la capital, el lugar ofrece notables vistas al entorno y es un gran punto de observación astronómico en noches despejadas.

15 ene 2020 / 08:21 H.

Entre los miradores naturales que rodean la capital salmantina, el cerro sobre el que se erige la ermita de Nuestra Señora del Viso, en Monterrubio de Armuña, ocupa un lugar sobresaliente. El lugar es una referencia para los aficionados al senderismo no muy exigente, para los amantes de las puestas de sol y como punto de observación celeste, apartado de las luces de la capital. Los aficionados a la astronomía tienen en este lugar un frecuente punto de encuentro para observar los cielos estrellados en días despejados.

En todos los casos, coronar la cuesta recibe la recompensa de disfrutar de unas vistas excepcionales sobre toda la comarca de La Armuña y sobre Salamanca desde un punto de vista norte-nordeste.

Una reconfortante sensación de paz envuelve al caminante que corona el cerro tras subir una empinada cuesta

Una reconfortante sensación de paz envuelve al caminante que corona el cerro tras subir una empinada cuesta. Se cree que la loma estuvo coronada tiempo atrás por un convento de frailes mercedarios, de la que solo se conservó la ermita y la imagen de la Virgen. El robo en 1963 de la imagen original tuvo como consecuencia la reconstrucción de la ermita, que cada mes de agosto reúne a la comarca en la fiesta de la Virgen del Viso, patrona de La Armuña.

Una antigua historia, la leyenda de la niña perdida, acompaña y refuerza el vínculo de los vecinos de Monterrubio y de todos los armuñeses con su patrona. En la víspera de la fiesta, se reparten tres peras para cada uno de los miembros de la Cofradía de la Virgen del Viso, rememorando el alimento con el que, según la leyenda, la Virgen amparó a una niña perdida.

CÓMO LLEGAR. A la ermita de la Virgen del Viso se puede acceder desde la capital dando un paseo de apenas cinco kilómetros de la capital, atravesando Villares de la reina para tomar después el camino a Monterrubio.

LA LEYENDA. El origen del relato se remonta a finales del siglo XVIII. Según los devotos de la Virgen del Viso, patrona de La Armuña, esta se le apareció a una niña perdida en la colina donde se ubica la ermita, a la que dio cobijo y unas peras para alimentarse.