24 septiembre 2020
  • Hola

El infierno vivido en el camping de Linares por su confinamiento

Los gestores de las instalaciones señalan que se han sentido abandonados y que la Junta no les ha dado soporte para atender a las 103 personas aisladas

15 ago 2020 / 11:00 H.

Los resultados contradictorios en las pruebas realizadas a los dos supuestos positivos en el camping de Linares de Riofrío el pasado fin de semana y el seguimiento del caso por parte de las autoridades sanitarias desde Valladolid han provocado malestar entre los gestores de las instalaciones y padres de uno de los dos afectados.

Manuel de Arriba, responsable del camping y padre del joven de 16 años al que la prueba de serología ha dado como negativo en Covid después de dos PCR positivos, no oculta su disgusto. Por eso, explica en declaraciones a LA GACETA que “no entendemos cómo se han realizado a estas dos personas dos PCR a cada uno que den positivo y luego la serología dé negativo. Que hayamos pasado las mil y una y que, pese a estos resultados, aún nos estén confinando, no lo entiendo. No sé, en cuanto a los protocolos, si otras comunidades lo hacen bien y la nuestra mal, pero pienso que esta no se ha gestionado bien porque desde el minuto uno hemos estado abandonados. Yo he tenido que hacer de todo, de médico, de Guardia Civil, dando información por vía whatsapp a la gente de lo que a mí me transmitían y nadie ha sido capaz de presentarse aquí y decirnos «tranquilos». Nos decían desde el centro de epidemiología que no dejáramos salir a nadie. Pero la Guardia Civil decía que la gente podía salir cuando le diera la gana porque si no había llegado un papel diciendo que la gente no podía salir, ellos no podían retener a nadie, ni nosotros tampoco”.

Según denuncia, la situación vivida “ha sido un infierno” porque, como responsables del camping, tuvieron que cerrarlo con 103 personas “sin haber preparado previamente una logística para llevar agua, medicinas o comida. De este tema, nadie se ha preocupado de nada. Quiero que esto se sepa porque no ha sido el cuento maravilloso de como lo han querido vender. Ha sido una pesadilla”, sentencia.

La familia diferencia entre el centro de salud de Linares, que ha hecho su trabajo y “lo han estado gestionando todo”. Por el contrario, añade, “desde la Junta de Castilla y León a nosotros no nos han dado ningún soporte”.