28 marzo 2020
  • Hola

Mujeres diversas

10 mar 2020 / 03:00 H.

No fui a la manifestación. Estuve en las dos anteriores, pero en esta ocasión, la politización máxima del acto y la división de las mujeres propugnada por esas distintas posturas que, en vez de servir de muestra de la pluralidad que existe entre nosotras, son utilizadas por algunas para separarnos, me indignan. Por eso no fui. Y también porque no pienso, bajo ningún concepto, aceptar que Unidas Podemos -un partido que a mí me parece de lo más machista, empezando por su líder carismático y vicepresidente del Gobierno de España- sea quien lidere mi discurso feminista o vete a algunas mujeres en la defensa de sus derechos, porque no coinciden con sus criterios. No, no me gusta cómo hace las cosas Irene Montero y siento que ni su ministerio, ni su directora de Igualdad, ni su redacción de las leyes me representan. Más que nada, me disgusta, profundísimamente que una ministra del Gobierno de España, que ha de gobernar para todos los españoles, no justifique que expulsen a las mujeres de otro partido de la manifestación -me refiero a las de Cs-, pero casi diga que ellas se lo han buscado. Verá, señora ministra, a mí no me gusta VOX, pero hay mucha gente a la que sí, que los ha votado, y usted, está obligada a gobernar también para esa gente. Si solo lo hiciera para la gente que le vota a usted, no estaría en el Gobierno ¿lo recuerda? Entiendo que le parezcan mal los discursos y los pactos de VOX ¿pero ha caído usted en la cuenta de que hay a quien no le gusta que el PSOE haya pactado con ustedes o con Bildu? Si usted está en un ministerio de un Gobierno de España, gobierne para todos y respete lo que digan todos... Si no, abandone el Gobierno de inmediato.

Usted ha hecho que deje de ir a la manifestación con sus palabras y su actitud. Y está provocando la desunión entre tantas mujeres que, entre otras cosas, no quieren que usted les marque su camino. Mujeres que llevan toda la vida luchando para que usted pueda trabajar en un cargo público, que han cotizado a la Seguridad Social durante años y años, que han contribuido a la visibilización de nuestros problemas. Se cree usted y algunas de su entorno, que son ustedes las artífices de todo, pero olvidan a las muchísimas mujeres que hemos estado ahí, desde hace tanto. Debería recordarlo alguna vez. Y no pretender inocularnos su discurso totalitario. Ni tampoco unificar nuestras peculiaridades. Lo que queremos es que haya igualdad entre los hombres y las mujeres, pero respetando todas las diferencias. Para empezar, las que existen entre las propias mujeres -incluso de pensamiento- que suponen la riqueza de la diversidad.