15 diciembre 2019
  • Hola

Inés

20 nov 2019 / 03:00 H.
Alberto Estella
El farol

Las Ineses visitan hoy mi teclado. Aquella primera de la radio de cretona, cuando Pepe Arranz y Manoli Mateos programaban en la COPE los discos dedicados (“con todo cariño a María, de quien ella sabe”), y la voz de Carmen Morell atacaba la hermosa tonadilla de Inés de Castro, una de las biografías más apasionantes que conozco: “Doña Constanza de pena/por el Rey se moría,/ y el Rey por doña Inés/daba su alma y su vida”. Merece la pena visitar el monasterio de Alcobaça y su bello sepulcro, recordando la atormentada, teatral, cinematográfica vida y muerte de la legendaria gallega-portuguesa.

Me asaltan dos religiosas: la cursilona paloma acosada por don Juan Tenorio; y la jerónima sor Juana Inés de la Cruz, que en Nueva España se anticipó siglos a las feministas de hogaño, nuevo cuño y viejo engaño. Nadie ha mejorado su “Hombres necios que acusáis/a la mujer, sin razón,/sin ver que sois la ocasión/de lo mismo que culpáis”...

Por cierto, que tengo yo una amiga Inés, a la que más quiero, de Villar de Peralonso, que un buen día se fue a Londres, vendió frutas, casó con un galés, le quitaron su apellido Benito de la Cruz, le pusieron Holliday, y se abonó al Covent Garden, donde —gracias a ella y a Ron—, he asistido a óperas fantásticas y cenado en su Orangerie, como paleto ilustrado. De cuando en vez le brota la aldea y me manda un virtual, simpático “besazo en los morros, canalla”. Tal como suena.

Pero como este farol debe iluminar la actualidad, trato de la hija de Arrimadas, conocido en nuestra Facultad de Derecho —apodo a huevo—, como “Harry”, pronúnciese Jarri (en la de Medicina había otro estudiante que, por su parecido con Marlon Brando, se quedó con “Larry”). Inés Arrimadas, guapa, valiente, se postula para lideresa de Ciudadanos, aunque en el pueblo de sus padres, Salmoral, solo tuvo quince votos. Quiere reflotar la nave. Arrimadas deberá tener en el recuerdo otros clamorosos naufragios centristas: UCD, CDS, Operación Roca, UPS, Rivera. Ganará, aunque lo mismo se le antoja competir al audaz Luis Fuentes. Con las vueltas que esto da, algún día puede ser la primera mujer presidenta del Gobierno de España.