22 marzo 2019
  • Hola

Abandonados por la Junta: 10 pueblos de Salamanca sin las obras presupuestadas para 2018

Los casos más sangrantes son el nuevo instituto Vía de la Plata de Guijuelo y el centro de salud de Calzada de Valdunciel.

06 ene 2019 / 21:53 H.

El año 2018 es historia y con él las ilusiones de algunos municipios de la provincia de Salamanca, que han visto cómo los proyectos que le había prometido la Junta de Castilla y León para ese ejercicio no se han llevado a cabo.

Concretamente hay al menos una decena de proyectos que en mayor o menor medida no se han ejecutado, los más cuantiosos el nuevo instituto Vía de la Plata de Guijuelo y el centro de salud de Calzada de Valdunciel, ambos con dos legislaturas de retraso desde la primera vez que fueron incluidos por el Gobierno autonómico en sus cuentas.

Entre las infraestructuras comprometidas por el área de Fomento y Medio Ambiente quedan por ejecutar las depuradoras de las localidades de Macotera y Vitigudino. En ambos casos se trata de obras cuatrienales que se prolongan desde 2017 hasta 2020 y que aún no han comenzado. Lo mismo le ocurre a la planta potabilizadora prevista por la Junta de Castilla y León para la localidad de Villagonzalo de Tormes, que daría servicio a ocho municipios del entorno y para la que aún no hay consignación presupuestaria a pesar de que en el anteproyecto de presupuestos figuraba como una obra que debería realizarse entre los ejercicios 2017 y 2018 por un importe de 131.000 euros. También dentro de las promesas de este área para este periodo se encuentra la mejora de la carretera que une La Fuente de San Esteban y Sando, si bien el montante económico más importante está previsto para las anualidades de 2019 y 2020.

Dentro del departamento de Cultura y Turismo hay tres templos que ansían la ayuda prometida por la Consejería que capitanea María Josefa García Cirac. La iglesia mudéjar de Rágama es la que se encuentra en peores condiciones, ya que forma parte de la Lista Roja del Patrimonio Español, y tanto su ayuntamiento como sus vecinos también llevan años reclamando la ayuda económica de las administraciones competentes ante el grave peligro que corre su artesonado mudéjar, único en la región, y que en varias zonas ha sufrido desprendimientos y una importante pérdida de la policromía original. La Junta presupuestó 120.000 euros y aún se esperan las obras.

Otros 80.000 euros de Cultura estaban dirigidos para el templo de San Pedro en Villoria, que cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural, y que se encuentra gravemente deteriorado y tampoco ha recibido la intervención prevista a lo largo de los últimos meses. También estaba prevista una intervención en el retablo de la iglesia de la localidad de Sobradillo, concretamente 50.000 euros que todavía no se han ejecutado. Por contra en el templo de Carrascal de Velambélez, en el municipio de San Pedro del valle, sí se han llevado a cabo las mejoras correspondientes a la pintura mural que estaban presupuestadas por la Junta de Castilla y León el pasado año.

Los radares fijos en Salamanca multan a un conductor cada cuarto de hora

El consejero delegado de Azucarera asegura que no se plantean cerrar fábricas

Salamanca vive con ilusión el sorteo del Niño tras la fiebre de El Gordo