29 junio 2022
  • Hola

La desafortunada celebración que podría hacer abandonar al ganador de etapa del Giro

Biniam Girmay recibió el impacto del tapón de la botella con la que festejaba en el podio su victoria parcial en Jesi

17 may 2022 / 21:18 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

El ciclista eritreo Biniam Girmay (Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux) se hizo este martes con la décima etapa del Giro de Italia, disputada entre Pescara y Jesi sobre 196 kilómetros, en un bestial mano a mano con Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix) en una jornada en la que el español ‘Juanpe’ López (Trek-Segafredo) retuvo la ‘maglia rosa’ de líder.

Sin embargo, la celebración de la victoria parcial por parte del corredor africano ha sido bastante desafortunada. De hecho, podría no tomar la salida este miércoles después de haber recibido el impacto del tapón de la botella que abrió en el podio, lo que le ha hecho pasar por el hospital.

Girmay atacó de lejos ya en la recta de meta, Van der Poel se fue detrás y le intentó remontar, pero llegó hasta el manillar del eritreo, vio que no podía y detuvo su esprint, con su pulgar hacia arriba felicitando al ‘orgullo de África’, que se estrena en el Giro y en una grande con una victoria de prestigio.

Y es que ambos, Girmay y el ‘extraterrestre’ Van der Poel, sacaron de punto al resto de integrantes de un reducido grupo de favoritos que llegaron a Jesi tras una jornada exigente, sobre todo en una segunda parte de etapa llena de ‘sube y bajas’ con un ritmo y velocidad frenéticos. En la primera etapa, en la ‘Grande Partenza’ en Hungría, Van der Poel ganó el pulso a Girmay, que le ha dado la vuelta a la tortilla en esta décima etapa.

Mientras que el Alpecin-Fenix puso un ritmo endiablado en los últimos kilómetros de etapa para intentar desbancar a rivales de su líder Van der Poel, Girmay y el Intermarché esperaron. Las tornas cambiaron, pues en la última de las cotas puntuables, un Monsano (4ª) de 4,1 kilómetros al 4,2 por ciento de pendiente media y rampas del 11 por ciento, fue el Intermarché quien, con Pozzovivo, casi descuelga hasta al apuntador.

Se rompió el grupo de favoritos y quedó reducido con ese buen trabajo del veterano escalador, a quien Girmay riñó por casi dejarle seco. Pero a la postre les salió bien la jugada porque Van der Poel se quedó solo, sin compañeros. Y ello fue lo que hizo que tuviera que saltar a cada ataque --como el de Vincenzo Nibali (Astana)-- y se fuera quedando sin gasolina en las piernas.

Y eso que, a sabiendas que iba sin ayuda, el neerlandés atacó a 5 kilómetros de meta desde un ‘grupeto’ de cuatro que había montado Simon Yates (BikeExchange). Parecía imparable la ‘bestia’, el ‘extraterrestre’, pero por detrás acabó llegando Girmay y sus escuderos. A 3,5 kilómetros estaban todos reunidos, de nuevo.

Tras el intento fallido en solitario de Hugh Carthy (EF), el selecto pelotón pactó luchar por la etapa al esprint, aunque solo el bestial pulso entre dos tuviera lugar y el resto lo miraran, extenuados, metros atrás. Y ahí, en meta, respiró ‘Juanpe’ López, que kilómetros atrás había sufrido para evitar un corte en el grupo, cuando tiraba el Alpecin-Fenix. El español seguirá líder una jornada más.

La de mañana, la undécima, será otra etapa rápida. Con salida en Santarcangelo di Romagna y llegada en Reggio Emilia tras 201 kilómetros, será una jornada totalmente llana preparada para una ‘volata’ en busca de ganar la etapa y sumar puntos para la clasificación de la regularidad. Salvo que haya una fuga con éxito.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png