03 diciembre 2021
  • Hola

Los clubes del fútbol base vuelven a competir: “La organización y la disposición de las familias nos hacen regresar”

El Alba de Tormes, el Calasanz, el Ciudad Rodrigo, el Doñinos y el San Agustín son los cinco clubes que retornan a las ligas tras no salir la pasada campaña

17 ago 2021 / 18:28 H.
Ver Comentarios

Los más pequeños vuelven a la competición, a una liga muy parecida a la que dejaron dos años atrás, antes de tener que dejarlo todo para confinarse en sus casas ante la covid. Vuelven los grupos de antes con ligas de hasta 14 equipos, la competición, las ganas de ascender y la pelea por no bajar. Sin embargo, hasta nueva orden, las medidas sanitarias permanecerán por el bien de todos los participantes, y aunque cueste hacer deporte con la mascarilla, valdrá la pena para volver a lo que era en un entonces.

La temporada pasada salieron a competir 26 clubes, diez menos que los tres cursos anteriores. Una cifra inquietante, pero comprensible para aquellos equipos que decidieron mantenerse al margen al no estar del todo seguros con la seguridad de los niños, en una liga que duró tan solo tres meses sin fines competitivos. Tras observar cómo se llevaron a cabo los protocolos la pasada campaña y su buena organización, cinco clubes se han animado a competir: Alba de Tormes, Ciudad Rodrigo, San Agustín, Calasanz y Doñinos.

Los coordinadores de estos clubes que se vuelven a incorporar a la liga, han dedicado unas palabras a este regreso tan esperado: “Ya se están vacunando los chicos, vemos que hay una cierta seguridad, y se puede hacer todo bien tan solo por el hecho de tener 9 meses de competición, como siempre ha sido”, destacó César, el responsable del fútbol base del Doñinos. Además, reconoce que para él, los meses de competición “fue un poco caos, porque no era del todo óptimo empezar una ‘minitemporada’ de forma tan precipitada para tan poco tiempo, en la que no se jugaban nada”.

Carlos, coordinador del Ciudad Rodrigo, por su parte, ya ve un aumento de niños para esta temporada, hasta 40 nuevas inscripciones llevan, y está convencido de que a medida que empiecen a entrenar, se apuntarán más. “Con esto del covid los padres si antes dudaban con el fútbol sala, por tener a los niños resguardados del frío y demás, ahora buscan instalaciones al aire libre y vienen aquí”, confesó. Para un club como el Ciudad Rodrigo hay que sumar el inconveniente de tener que desplazarse para jugar: “Hay que considerar que nosotros cada 15 días tenemos que meter a niños en autocares y son viajes largos en un espacio cerrado”, añadió.

El coordinador del San Agustín, Pino, apuntó que “la temporada no era lo suficientemente segura”, y que “al ser un colegio no había extra escolares y era raro que solo hubiese deporte y no otras actividades”. Pero reconoce que el haberse quedado a un lado la pasada temporada les repercute: “Ha habido niños que querían jugar y se han ido a otros clubes porque sí estaba dentro de sus opciones competir fuera del colegio, y eso también nos implica a la hora de crear equipos”.

Luis, el responsable de la base del Alba de Tormes, al ver que solo serían tres meses de liga el curso anterior, quisieron preguntar a los padres y “analizando la situación”, decidieron no competir, aunque siguieron entrenando con el “beneplácito del Ayuntamiento” para utilizar las instalaciones. “Está todo preparado para empezar a entrenar la primera semana de septiembre”, comentó optimista.

Por último, Óscar, del Calasanz, reconoce que haciendo una evaluación de la organización llevada la temporada pasada “se han lanzado y las familias están dispuestas”. Fue por los meses de marzo o abril de este año cuando decidieron volver a los entrenamientos: “Quisimos volver para fomentar la actividad y probar los protocolos que habíamos establecido meses atrás”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png