Borrar
Una señal de radar fijo en una autovía española. E.P.
La nueva forma de colocar radares de la DGT que multa a más conductores

La nueva forma de colocar radares de la DGT que multa a más conductores

La llegada del verano trae consigo que los viajes por carretera se multiplican debido a las vacaciones y ello es sinónimo de un incremento de las sanciones de tráfico

L.G.

España

Viernes, 16 de junio 2023, 16:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha anunciado durante el último año el lanzamiento de una nueva campaña de control especializada en vigilar las áreas donde se están llevando a cabo obras en las carreteras. Las zonas de construcción representan un alto riesgo para los trabajadores de la vía, ya que en 2021 se registraron cerca de 160 accidentes en este tipo de tramos temporales, con el resultado lamentable de siete heridos y dos fallecidos.

Estas campañas de control se mantienen vigentes. El funcionamiento de este sistema de control de velocidad es sencillo pero altamente eficaz. Al ingresar a la zona de obras, se encuentran señales de conos que reducen la circulación a un solo carril. Poco después, aparecen dos radares informativos consecutivos que proyectan en una pantalla la velocidad real de los vehículos que pasan frente a ellos.

Sin embargo, lo inesperado es que, tras estos dos radares informativos, en una zona de obras oscura, se encuentra un tercer radar fijo oculto parcialmente detrás de un gran letrero de velocidad máxima de 60 kilómetros por hora. Este tercer radar es el verdadero, a diferencia de los dos anteriores que solo informaban sin sancionar. Esta trampa conlleva multas considerables si el conductor se descuida, ya que la velocidad máxima está anormalmente reducida a 60 kilómetros por hora, en contraste con los 90 habituales en ese tramo.

Aunque se valora cualquier medida que proteja la seguridad de los trabajadores, no es justo establecer una trampa de radares. Los conductores podrían confiarse al pasar los dos radares previos, creyendo que no serán sancionados, solo para encontrarse con el tercero, cuya apariencia difiere de los radares tradicionales, pues se asemeja a las cajas utilizadas para los radares fijos.

En resumen, esta campaña de control busca proteger a los operarios de las zonas de obras en las carreteras, pero la utilización de esta trampa de radares puede resultar engañosa para los conductores desprevenidos. Aunque la intención es reducir los accidentes, se plantea la preocupación de que los conductores sean sorprendidos con multas considerables debido a la apariencia inusual del tercer radar y la reducción de la velocidad máxima en esa zona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios