Borrar
Juan del Álamo, tras cortar la primera oreja de San Fermín. @juandelalamo
Juan del Álamo: «Ha sido una tarde dura y difícil, pero la he disfrutado»

Juan del Álamo: «Ha sido una tarde dura y difícil, pero la he disfrutado»

El diestro salmantino se mostraba contento por el triunfo y afirmó que se resintió de la cornada: «Ahora me duele mucho la zona»

Javier Lorenzo

Salamanca

Domingo, 9 de julio 2023, 06:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Contento y con una amplia sonrisa abandonaba Juan del Álamo el coso de la Misericordia. Fue el único de la terna que no acabó en la enfermería. El único que triunfo y el primer matador de toros que logra cortar una oreja en este San Fermín. El mirobrigense, ya desde la habitación del hotel, confesaba que había sido una tarde «dura y complicada» en la que al mismo tiempo había sentido «sensaciones muy bonitas».

La corrida de Escolar no se lo puso fácil a ninguno de los tres espadas y él sacó provecho de su primero, Casillero, un cinqueño que sacó menos dinamita que el resto: «No era fácil cogerle la medida, apretándolo no venía y dejándosela muerta se quedaba parado. Cuando le he cogido el punto, lo disfrutado. Por el izquierdo medía mucho, no era fácil», confesó el salmantino que reconocía que ese toro le gustó.

Lo contrario que el sexto, un toro imposible: «Ese no tenía nada ni por un lado ni por otro». El diestro apuntó que la corrida en la plaza «impresionó mucho». Juan del Álamo dijo que no fue sencillo sobreponerse a la tarde, muy dura desde el minuto cero con la cornada que sufrió Robleño: «Empezó muy bruta y esas cosas impresionan y condicionan». «No ha sido fácil», afirmaba al tiempo que reconocía que al final del festejo se resintió de la herida de la cornada sufrida el 18 de junio en Colmenar Viejo y de la que reaparecía aún con las más de 40 grapas que ayudan a cicatrizar el muslo izquierdo: «Me he resentido al hacer los esfuerzos con el sexto toro. Espero que no se me haya complicado nada, ahora tengo unos días para recuperarme bien del todo. Ha ido todo muy deprisa».

Ahora se marchaba de Pamplona «feliz y contento» y confesaba: «¿Quién me iba a decir en enero que a estas alturas iba a ser el finalista de la Copa Chenel, que iba a estar anunciado en San Fermín y que encima iba a cortar una oreja en una plaza de esta importancia? Estoy muy contento. Esta tarde me ha dado mucho».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios