18 marzo 2019
  • Hola

Willy Bárcenas, sobre el caso Gürtel: “Que caigan todos”

El hijo cantante del extesorero del PP habló sin tapujos en “Chester”

11 mar 2019 / 12:18 H.

Willy Bárcenas (29), el hijo del antiguo tesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas (62) y cantante del grupo de música Taburete, estuvo este domingo 10 de marzo en el espacio presentado por Risto Mejide, Chester. En el programa aseguró que venía “a corazón abierto”, contó su punto de vista de las cosas que le han pasado y habló sin tapujos sobre la cruda etapa en la que sus padres acabaron en la cárcel por varios casos de corrupción.

Así, bajo un programa titulado Raíces, Bárcenas comentó en el vídeo introductorio: "Las raíces son para mí, el origen de todo, sin ello no estaría aquí".

“Yo soy un chico de Madrid que tuvo una vida relativamente normal, acomodada, hasta los 21 años, que es cuando explota un poco todo en casa. Pasé a ver a mi padre en los periódicos y los medios para perder esa intimidad que teníamos; la normalidad se trunca", explicó.

Antes de explicar ese punto de inflexión, Willy se remontó a su infancia y adolescencia, cuando veía a su padre "como un ídolo, un referente", al igual que su madre. "Llevábamos una vida con unos veranos divertidos, esquiaba con mi padre, es verdad que íbamos en helicóptero. En casa no veía el poder que tenía mi padre; la plana mayor del PP no iba a casa a cenar. Nunca hablaba de política ni de negocios con mi padre", aclaró.

El comienzo de todo

Cuando Mejide le preguntó por la primera vez que se entera de la situación complicada de su padre, Willy recordó que "estaba en la biblioteca de la Universidad y me dijo un amigo que mi padre salía en la portada de un periódico. Soy tan tonto que hasta me hacía ilusión, fíjate la gilipollez de la edad. Lo comenté con mi padre, me dijo que eso no iba a ningún lado, que eran tonterías. La segunda vez fue más fuerte. Yo estaba viviendo en Nueva York y ahí llegué a casa y vi en Internet que de ser un personaje secundario de Gürtel se convirtió en personaje principal". Y así explotó todo.

Sobre el asunto de los papeles, el músico aseguró que "Yo los vi y reconocí la letra. Sabía que eran de verdad". Todo se empezó a "emborronar" y Willy Bárcenas regresó a su casa, a sus raíces, a Madrid. "Por teléfono no hablábamos mucho porque estaban pinchados y hablábamos en casa".

Contó que de esto se enteraría después, al igual que de los seguimientos que le hicieron a él y a su hermano. “Después de dos meses en España, mi padre entra por primera vez en la cárcel. Me dice que lo de los papeles es verdad. No me sorprendió tanto, me pareció un escándalo, es corrupción, lo veía mal pero creo que el PP hizo mal en no reconocerlo; esto pasó en los años 90 donde se hacían las cosas de otra manera, fíjate en personajes como Jesús Gil o Mario Conde", valoró.

“Que dijera lo que supiera y cayeran todos”

Con su padre en prisión, Willy pasó a tener un papel activo. Primero defendió el cambio de postura del que fuera tesorero del PP: "En un juicio tienes estrategias y él dijo que era todo una manipulación, hay que entenderle. Llevaba 28 años en el PP, le debía una lealtad al partido, él no filtra los papeles, sino un asesor por venganzas personales, porque no había pillado lo que le habían prometido. En ese momento lo que le sale a mi padre es defender a los que habían sido sus compañeros. Cuando se vio solo, hubo un cambio de estrategia y yo le apoyé a que dijera lo que supiera y cayeran todos. Soy bastante 'echao pa'lante'".

Nacimiento de Taburete

Tras ver que no le dejaban ni abrir una cuenta corriente por el apellido que arrastraba, y sin encontrar trabajo a pesar de tener una carrera y un máster, habló con su abuela: “Al no tener dinero hablo con mi abuela y me deja dinero para que me vaya a vivir a Chile. Y lo veo como una oportunidad para oxigenarme y donde nadie me vinculara con mi apellido. Y allí me pierdo un poco, a salir mucho, a beber... y ahí empiezo a componer muchísimo. Cuando veo que van a meter a mi madre en la cárcel decido volver".

Y ahí, en medio de todo el huracán por los papeles de Bárcenas, Willy recuerda que "surgió una oportunidad de ir a Barcelona para hacer un curso de marketing. Conocí a un chico y le enseñé las canciones que había compuesto. Le gustaron y nos propusimos grabarlo".

En ese punto de la entrevista, Risto comenzó con preguntas más incómodas: ¿hubo dinero público detrás de la grabación de ese primer disco? "De lo que más me toca los cojones es cuando dicen que grabé el disco por dinero público. Conocía a mucha gente de la noche; no nos contrataban, simplemente nos dejaban una sala en la que tocar. Justo cuando grabamos el primer disco salió mi padre de la cárcel", dijo Willy.

El secuestro

En el año 2013, la situación daría otro giro más con el secuestro que sufrieron él y su madre. Así lo recordó: "Estábamos en casa. Llamaron al telefonillo, dijo que era un cura de Instituciones Penitenciarias. Nos sentamos todos en el salón de casa, nos comienza a hacer preguntas, él sabía mi vida al detalle y en un momento determinado de repente empieza a toser y dice que va a sacar unas pastillas de la mochila. Saca un revólver y nos dice que no es sacerdote. Nos ordena que nos tumbemos en el suelo, nos ata las manos a mi madre y a mí. Dice que viene a por todos los documentos para acabar con este gobierno corrupto. Yo estaba callado, pensando en cómo salir de la situación. Mi madre le dijo al secuestrador que quitara el cigarro de la mesa que se la estaba jodiendo. La escena acaba en el despacho de mi padre, donde yo lo veo todo negro de cojones, veo que vamos a morir. Me dijo que o le daba todo o le pegaba un tiro a mi madre y me salió una fuerza descomunal, rompí la brida y le di un cabezazo. Después llegaron los vecinos y la policía y le detienen".

“Veo todo negro de cojones, veo que vamos a morir”

En relación a esto, Willy no cree en las casualidades. "Siempre sospechamos que no era un loco, un loco no sabe tantas cosas, tantos detalles. Me llegué a creer que era un desequilibrado. Ahora creo que lo enviaron desde el Ministerio del Interior. No sé qué buscaban", comentó.

“Quedan muchas cosas por salir, quiero que caigan todos, no lo digo desde el rencor. Quedan por salir todas las prácticas mafiosas. Nos han usado como una pelota, tanto desde el PP como desde la oposición, pero no sólo mi padre, sino toda mi familia. Mi madre salió gracias a una fianza que reuní con mis amigos. Mi madre es inocente al 100%; mi padre ha cometido delitos, pero lo han hecho más grande de lo que parece. He hablado con mi madre, ella no se ha enterado de nada nunca. Para ella la pena de estar en el banquillo ya era horrorosa. Los abogados se centraron en la defensa de mi padre porque pensaban que a ella no le iba a pasar nada".

Con toda esta historia, las preguntas sobre si ha votado al PP y la opinión que le merece VOX no tardaron en salir: "No voto al PP, nunca he votado al PP. Y soy de derechas. No voto a VOX, creo que es un partido que tiene sentido por cómo ha salido por lo de Cataluña, por la corrupción, por la irrupción de Podemos...No me parece mal".

Carrera musical

Paralelamente, en la música: "Todo esto lo viví con mucha ingenuidad, los conciertos, las entrevistas que me quisieron hacer, muchos de ellos por ser hijo de quien soy", detalló, hablando de una fama que, sin embargo cree que "también nos ha cerrado puertas", pero defiende que el éxito de Taburete es independiente de toda polémica política: "Por morbo escuchas a un grupo, pero no pagas una entrada. Hemos vuelto hace poco de México y hemos reunido 2.000 personas en un concierto. Allí es un gusto, porque todas las preguntas son artísticas". "Esto no sé hasta cuándo va a durar. Cuando mi padre se pasé más de moda, yo seguiré ahí", reflexionó.

Sobre una de las fotos más icónicas de la banda, con una bandera de España tras un concierto en Barcelona, aseguró que: "No es una provocación exhibir banderas de España en conciertos de Barcelona. Fue una bandera que lanzaron desde el público. Con una senyera hubiera hecho lo mismo, con una estelada no. Tengo amigos independentistas vascos y catalanes. De hecho, el mensaje que más ilusión me ha hecho es el que me envió el hijo de Jordi Sánchez. Me dijo que ideológicamente somos diferentes pero que nos unía tener a un padre en la cárcel. Te lo juro que me emocionó".