04 agosto 2021
  • Hola

Secun de la Rosa (Toni Colmenero en Aída) estará el sábado en el Liceo

Llega junto a Miguel Rellán con la obra “Los asquerosos”

08 abr 2021 / 12:50 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

A los 15 años ya quería ser actor. Por eso escribió a “Fotogramas”, a Pilar Miró y telefoneó a Francesc Betriu, a quién localizó en las “Páginas Amarillas”. Actor, autor y director, Secun de la Rosa vuelve a desplegar una gran actividad y el sábado llega al Liceo, junto a Miguel Rellán, con “Los asquerosos”.

–Está ahora con mucho jaleo.

–Entre semana estoy montando una nueva obra para septiembre con mi compañía Radio Rara, los fines de semana con la gira de “Los asquerosos” y, a la vez, estoy rodando una película entre Madrid y Valencia. Estoy contento: parece que vuelve todo a reorganizarse. Nos ha costado mucho volver a remontar mi compañía.

–“Los asquerosos” mantiene el lenguaje alambicado de Santiago Lorenzo.

–Creo que el gran acierto de la adaptación teatral de Jordi Galcerán y Jaume Buixó es mantener ese lenguaje, que es algo que ha fascinado de Santiago Lorenzo. A mí me daba mucho respeto. ¿Cómo haces que el público se emocione y esboce una sonrisa con ese lenguaje? Y tiene tanta crítica a la sociedad que hay que hacerla desde un sitio donde se entienda que el principal “asqueroso”, como dice mi personaje de Manuel al final de la función es él. Me parecía complicadísimo aprender el texto, pero una vez aprendido es como si te hubieran dado el 80% del personaje, que es un traje para el actor.

–Manuel es un asocial que no ha encontrado su lugar en el mundo y descubre que le gusta estar aislado en la España vaciada.

–Manuel no encuentra la tranquilidad de vivir en comunidad. Se convierte en su salvación que tenga que huir, después de que casi mata a un policía en un incidente, y descubrir un pueblo. Se da cuenta de que lo que él quería era vivir solo y empieza a conocerse. Rellán (mi tío) y yo apenas nos miramos en escena, salvo en el inicio, pero tenemos que oírnos muy bien porque estamos conectados por la palabra.

–Con Santiago Lorenzo coincidió en su época de estudiante.

–Cuando llegué a Madrid hace mil años, me pagaba las clases de teatro trabajando donde podía y estuve unos meses en un 7-Eleven, que abría día y noche. Estudiabas y te ibas a trabajar allí por las noches, con la energía de los 18 años. Y allí estaba Santi, que estudiaba cine y llegué a hacer algún doblaje en sus primeros cortos. Tuvimos una pequeña amistad y luego la vida nos llevó a cada uno por un lado. Nos volvimos a reencontrar años después en un pueblo perdido de Segovia donde recalaron mis padres. Allí se había instalado Santiago y creo que mucha de su inspiración para “Los asquerosos” viene de esa experiencia.

–2020 le pilló rodando “El cover”, su primera película como director.

–Se paró el rodaje a la mitad y fue bastante doloroso. Normalmente una primera película son muchos años de lucha, de esfuerzo. Y en este caso era un musical, con música en directo, se rodaba por la zona de Benidorm, con la historia de músicos que se buscan la vida en los hoteles. Fue terrible parar a la mitad: los músicos tenían que volverse a sus países, y la mayoría de esos bares y hoteles han cerrado. En julio pudimos terminarla.

Y con la covid no puede trabajar con mi compañía de teatro, para la que escribo textos desde que hace casi 20 años salí de la escuela de Cristina Rota. Los ponemos en pie, llevamos las obras a algún teatro de Madrid y las distribuimos —es nuestro oasis para seguir investigando en la creación teatral—. Nosotros somos independientes-independientes. Para una compañía que se autogestiona, si ya es terrible lograr ir a salas de mediano formato, con las restricciones de aforo era muy complicado para nosotros y para otras pequeñas compañías que trabajan por amor al arte, que han desaparecido este año. Yo tengo la suerte de trabajar en películas y obras para las que me llaman y la compañía es una forma de devolver eso.

–Ha reunido a un gran plantel de actores.

–Ha sido una de las alegrías de la película. Y la implicación de todos, sobre todo de Juan Diego, que es un actor veterano. Suprimimos las escenas del asilo donde vive Juan Diego e hicimos algo más íntimo con él y el nieto. Reducir tramas a su esencia fue la manera de terminarla Están también Àlex Monner, Marina Salas, Susi Sánchez, Lander Otaola, Carolina Yuste, Carmen Machi... Si tiene algo especial la película es que las canciones se han rodado en vivo y en directo. Eso es lo que le da un valor añadido. Ahora estoy a la expectativa de su fecha de estreno.

–¿Se había fogueado con la dirección de cortos?

–Desde que llegué a Madrid, llevo 20 años dirigiendo obras de teatro y de “Clara Bow”, con Juan Diego Botto y Natalia de Molina, que era de 35 minutos, rodé un mediometraje. También he hecho un par de cortometrajes, pero mi experiencia viene de haber dirigido y escrito mucho teatro. Quería que la primera película tuviera música en directo: venía de escribir y trabajar con los actores de “The Hole” o de dirigir a los actores del musical “Hoy no me puedo levantar”. Me gusta mucho la música e investigamos canciones de caras B o peculiares. No quería grandes hits, pero sí buscar joyas y darles la vuelta a esas canciones. Debuta Esmeralda Rancapino, nieta de Rancapino, y cuando la conocí vi que podía cantar muy bien “Balada para la soledad y mi guitarra”, de Caco Senante; Marina Salas canta un par de canciones de Shirley Bassey, y para Àlex Monner reconvertimos un par de canciones antiguas de Manuel Alejandro.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png