Borrar
Los Juzgados de Colón acogerán este lunes el juicio.
Un salmantino en el banquillo por un violento episodio con su padre para que le adelantara el sueldo

Un salmantino en el banquillo por un violento episodio con su padre para que le adelantara el sueldo

El suceso ocurrió en el mes de septiembre de 2019, en el domicilio familiar, en Prosperidad. El acusado se enfrentará este lunes a tres años de cárcel que le pide la Fiscalía

M. C.

SALAMANCA

Sábado, 20 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un varón se sentará este lunes en el banco de acusados del Juzgado de lo Penal número Uno de Salamanca por un violento episodio en el domicilio familiar en el que amenazó e incluso golpeó a su padre para que le entregara la tarjeta bancaria y rompió distintos enseres de la casa, tras lo que se enfrentó también a los policías, propinando un pisotón y un cabezazo a uno de ellos y llegando a espetarles: «Me he quedado con vuestra cara, cuando os vea por la calle os voy a matar».

El acusado, R.S.A. que al menos entonces era adicto a distintas sustancias, se enfrenta a una condena de tres años de prisión: un año y tres meses por un delito de atentado, un año más por un delito de lesiones y otros nueve meses por un delito de maltrato, de los que le acusa la Fiscalía.

El fiscal pide además que se le prohíba tener y portar armas por tiempo de dos años y acercarse y comunicarse con su padre, a su domicilio, a su lugar de trabajo o a cualquier sitio en el que se encuentre por un plazo de dos años. Por último le pide el pago de las costas y que indemnice al policía agredido en 22.910 euros.

Según recoge el fiscal en su escrito de calificación provisional, al que ha tenido acceso LA GACETA, el acusado fue condenado anteriormente, en junio y octubre de 2012, por delitos de resistencia y falso de testimonio.

El día 17 de septiembre de 2019, sobre las 13:40 horas, acudió al domicilio familiar, en el barrio de Prosperidad, para una vez allí intentar que su padre le entregara una tarjeta bancaria para sacar dinero, iniciando entonces una discusión con él, en el curso de la cual se produjo un forcejeo, durante el que le golpeó y lanzó amenazas, además de romper objetos, hasta que consiguió finalmente quitarle dinero, el DNI y la tarjeta de crédito, dos teléfonos móviles de empresa y el ratón del ordenador.

Una vez en el lugar agentes de la Policía Nacional, de servicio y uniformados, que habían sido avisados, se entrevistaron con el acusado y les entregó los teléfonos, el ratón y un tarjetero con documentación de su progenitor, al tiempo que mostró una actitud agresiva, llegando a vociferar y amenazas tanto al padre como a los empleados si no le adelantaban su sueldo.

Tras los infructuosos intentos de los agentes por calmarle los amenazó diciéndoles: «Me he quedado con vuestra cara, cuando os vea por la calle os voy a matar», al tiempo que se introducía rápidamente en su domicilio y cerraba la puerta, continuando desde la ventana del domicilio dando voces hacia la vía pública.

Cuando los agentes estaban entregando en el domicilio del padre su documentación, apareció el acusado nuevamente increpándoles. Se dirigió a uno de los policías al que propinó un pisotón en el pie izquierdo y un empujón intentando darle un cabezazo que el agente consiguió esquivar parcialmente, golpeándole en el hombro por lo que acabó siendo detenido.

El agente sufrió lesiones de las que tardó 172 días en curar.

Señala el fiscal que el acusado era adicto, al menos en aquel momento, a cocaína, MDMA, anfetaminas, cannabis y alcohol, lo que no alteraba su capacidad cognitiva y volitiva para todo lo relacionado con la obtención de drogas.

Su padre, precisa asimismo, ha renunciado a todas las indemnizaciones que pudieran corresponderle.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios