19 junio 2019
  • Hola

Rebajan de cinco años de cárcel a cuatro y medio la condena a un hombre por desfigurar a un guardia civil de un vasazo en Carbajosa

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León revoca parcialmente el fallo de la Audiencia Provincial al apreciar la atenuante de dilaciones indebidas como simple

09 may 2019 / 21:22 H.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha revocado parcialmente el fallo de la Audiencia Provincial contra M.B.I.G., el hombre condenado por desfigurar la cara de un guardia civil de un vasazo en Carbajosa de la Sagrada. El Tribunal aprecia la atenuante de dilaciones indebidas como simple y por lo tanto la pena de prisión impuesta al condenado se reduce de 5 años a 4 años y 6 meses. Además, la indemnización que el acusado debe abonar a la víctima se reduce de 35.000 euros a 20.200 euros.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) es consecuencia del recurso interpuesto contra la sentencia del alto tribunal salmantino por la defensa del acusado y contra la misma cabe aún recurso ante el Tribunal Supremo. Mientras tanto, el condenado permanece en libertad a la espera de que la sentencia adquiera firmeza, momento en el que deberá ingresar en prisión para cumplir la condena por los hechos que tuvieron lugar en el mes de junio de 2016.

M.B.I.G., de 23 años y vecino de Carbajosa, se encontraba la tarde del 27 de junio del año 2.016 en un bar de la citada localidad. Sobre las 20.15 horas se acercó a la barra del bar, donde se encontraba, entre otros, el agente de la Guardia Civil afectado, en activo aunque en ese momento estaba fuera de servicio.

El acusado, que según recoge la sentencia de la Audiencia acumula varias condenas por delitos de atentado, estafa y contra la seguridad vial, reconoció entonces al agente dado que había intervenido en sus funciones en relación con un atestado relativo a un ciclomotor conducido por M.B.I.G., en el mes de agosto de 2.015 y que dio lugar a actuaciones penales.

De manera que tras constatar que efectivamente se trataba del agente que había intervenido en el atestado, le estampó la copa de cristal que llevaba en la mano en la cara en venganza de su actuación en aquel incidente, que terminó con sentencia condenatoria.

Con su actuación, precisa la sentencia, el acusado ocasionó a la víctima lesiones consistentes en heridas incisas en hemicara izquierda, algias musculares y ansiedad reactiva que presentaron para su curación 50 puntos de sutura internos y externos, analgésicos, anti-inflamatorios y antibióticos, así como tratamiento psicoterapéutico y que tardaron en curar 82 días incapacitantes. Como secuela le quedó una cicatriz en la cara.