Borrar
La víctima recibía las amenazas a través de WhatsApp y otras redes sociales. ARCHIVO
«10€ y un polvo»: la exigencia de un salmantino a su exnovia que le costará 2 años preso y más de 3.000€

«10€ y un polvo»: la exigencia de un salmantino a su exnovia que le costará 2 años preso y más de 3.000€

El acusado le exigía cada día dinero a cambio de no difundir fotos y vídeos sexuales. M.A.G.G. ha asumido la autoría y devolverá a la víctima los 166€ que le entregó

M. C.

SALAMANCA

Viernes, 21 de julio 2023, 06:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

M.A.G.G., el acusado de exigir dinero y sexo a su exnovia, con la que había mantenido una relación de pocos meses, ha reconocido la autoría y ha aceptado una condena de dos años de prisión, más tres años de prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 250 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio. Además, se ha comprometido a indemnizarla con 3.166 euros: 3.000 por el daño moral y 166 por el dinero obtenido de la misma.

Según ha podido saber LA GACETA, el Juzgado de lo Penal número Dos de Salamanca ha acogido esta semana el acuerdo entre las partes, por el que M.A.G.G. ha aceptado la condena solicitada por un delito de amenazas con la condición de revelar vídeos, imágenes y conversaciones por WhatsApp de contenido sexual, a cambio de dinero.

Cabe recordar que el acusado acumulaba antecedentes penales por revelación de secretos, tal y como en su escrito de calificación hacía constar la acusación particular.

La pareja mantuvo una relación de apenas unos meses, desde el verano y hasta septiembre de 2021. El pasado 18 de enero, M.A.G.G. contactó con la mujer por Instagram y le dijo que, ya que le había bloqueado en WhatsApp, iba a difundir imágenes y vídeos íntimos de ella. Tras esta primera amenaza, ella desbloqueó al acusado para que no difundiera las imágenes, a lo que él respondió que no era suficiente y le dijo: «Yo quiero dinero».

Primero, le pidió 20 euros y ella le dijo que solo tenía 6. Él le solicitó entonces «10 euros y un polvo», aceptando ella a mantener sexo con él y entregarle los 6 euros para que borrara todas las conversaciones y vídeos que tuviera. Como el acusado no obtenía respuesta firme a sus chantajes por Instagram, comenzó una conversación con la víctima por WhatsApp. Ese mismo día, ella fue a casa del acusado para darle los 6 euros. Bajo la excusa de que tenía la regla y siguiendo las instrucciones que le imponía, le masturbó para que borrase todo en su presencia.

Tras ello, él le dijo que se fuese y que le tenía que dar 20 euros más para que borrase el material. Ella accedió y le entregó 20 euros que dejó en la ventana del piso del acusado.

El 19 de enero, le pidió 30 euros más. Ella accedió a esta exigencia y le dejó el dinero en el mismo lugar.

La víctima le suplicó repetidamente que borrase todo, que se olvidase de ella y que la dejase en paz. Pese a lo que el 21 de enero le exigió 120 euros y luego 10 euros extra por el hecho de «olvidarse de ella». Ella aceptó y le entregó los 130 euros que dejó en la ventana. Una vez el acusado recogió el dinero, este le envió una captura de pantalla para demostrarle que había vaciado el chat.

El día 22, él le escribió de nuevo para advertirle de que aún poseía conversaciones, imágenes y vídeos íntimos, y que los iba a difundir. Finalmente, ella le denunció.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios