26 mayo 2022
  • Hola

La presunta líder del grupo de proxenetas nigeriano en Salamanca: “Yo no creo en el vudú, las uñas y el pelo los traían las chicas para tener suerte”

El juicio ha arrancado en la Audiencia Provincial con el interrogatorio a la principal acusada, J.O, que niega todas y cada una de las acusaciones

24 ene 2022 / 12:15 H.
Ver Comentarios

La presunta líder del grupo nigeriano acusado de crear esclavas sexuales mediante rituales de vudú ha negado la mayor en el juicio que ayer comenzó en la Audiencia Provincial de Salamanca. A las preguntas de las partes, J.O. ha dicho no saber nada de los supuestos rituales de vudú utilizados para atemorizar a compatriotas para obligarlas a ejercer la prostitución bajo graves amenazas y coacciones. Aseguró que acogió a tres de las chicas en su casa, como compatriotas, y las llevó a varias ONG para que las ayudaran porque no tenían papeles ni sabían español y si le daban dinero era en pago por la casa, la comida y las facturas, pero nada más, porque ella nunca las amenazó ni mucho menos las agredió y si ejercían la prostitución era porque, como ella, tenían que vivir de algo. “Yo no creo en el vudú”, manifestó rotunda y dijo que las bolsas con sangre, uñas y pelo encontradas en el registro en su casa no eran para rituales, sino una especie de amuletos de las chicas: “Ellas lo traían para tener suerte”.

La Fiscalía de Salamanca pide una condena conjunta de casi 50 años de prisión para los cuatro nigerianos acusados: J.O. (presunta líder del grupo) y su hermano D.O. (uno de los supuestos ‘controladores’), así como a F.CH.I. (una de las ‘mamis’) y su hermano G.I. (otro ‘controlador’). Por su parte, la acusación particular acusa a otros dos, un hombre y una mujer, O.M.C. y E.D.

La Fiscalía de Salamanca acusa a los cuatro primeros de explotar a mujeres compatriotas, que engañadas con falsas promesas llegaban hasta España después de hacer escala en otros países, y una vez aquí, obligarlas a ejercer la prostitución bajo el estricto control de los miembros del grupo, que no dudaban en ejercer para ello la violencia, además de amenazarlas y coaccionarlas mediante rituales de vudú.

A finales de diciembre de 2017, la Policía Nacional detuvo en Salamanca desmanteló la presunta trama después de dos registros en la calle Topacio y el paseo de la Estación de la ciudad. Junto a ellos, fueron también arrestados en posteriores intervenciones otros cinco presuntos integrantes de la red, al menos en su mayoría en otras provincias como Zamora, entre ellos los otros dos acusados. En la operación, fueron liberadas cuatro mujeres que, según considera probado la Fiscalía, eran sometidas a jornadas interminables y rituales de vudú mediante los que se comprometían al pago de la deuda contraída por el viaje desde Nigeria hasta España donde finalmente eran obligadas a ejercer la prostitución.

Según informó en su momento la Policía Nacional, las investigaciones comenzaron a partir de la denuncia de una mujer que manifestó que su sobrina y otras dos mujeres estaban siendo explotadas en Salamanca. Se constató entonces la existencia de una trama cuyo modus operandi se basaba en la trata de jóvenes nigerianas para su explotación sexual en las provincias de Salamanca, Zamora, Huelva y Tenerife.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png