31 marzo 2020
  • Hola

La ‘carrera’ de los hermanos ‘Matalaburra’: de un ajuste de cuentas a tiros a un fumadero de droga

La Audiencia los juzgará acusados de saldar una deuda pendiente con un navajazo a un vecino de Villamayor y por las drogas y armas localizadas en sus domicilios

05 sep 2019 / 11:17 H.

La Guardia Civil les detuvo a mediados de mayo de 2017 por el ajuste de cuentas con tiroteo incluido que a plena luz del día y en pleno centro de Villamayor se zanjó con un joven acuchillado. D.M.M. y J.M.M., los hermanos del clan de ‘los Matalaburra’ de la rama de los Mulas, tenían además un ‘fumadero’ de droga en la casa de uno de ellos, en Salamanca capital, donde la Guardia Civil descubrió una habitación completamente preparada para la venta de droga. Según ha podido saber LA GACETA, la Audiencia Provincial de Salamanca ha señalado para el próximo día 26 el juicio contra D.M.M. y J.M.M., para los que la Fiscalía pide cinco años y seis meses de prisión en el caso del primero; y once años y seis meses en el caso del segundo. En total diecisiete años de prisión -así como diferentes importes económicos en concepto de multa y responsabilidad civil- por delitos de lesiones, amenazas, tenencia de armas, tráfico de drogas y defraudación de suministro eléctrico.

Según recoge el fiscal encargado del caso en su escrito de calificación, sobre las 14.15 horas del día 13 de mayo de 2017, J.M.M. y D.M.M., puestos de común acuerdo, acudieron en un vehículo Opel Astra de color azul -propiedad de una familiar y que en aquella época conducía el primero de ellos- a la calle Dori Ruano de Villamayor donde localizaron a un vecino del pueblo en otro vehículo y acompañado de otras personas.

Señala el fiscal que ambos se dirigieron a él para reclamarle el pago de una deuda y tras manifestarles éste su imposibilidad de pagarles, J.M.M. esgrimió una navaja que le clavó en un muslo, tras lo que huyó. Acto seguido, D.M.M. efectuó dos disparos con una pistola de calibre 9 mm en la dirección en la que el supuesto deudor huía, disparos que impactaron en contenedores situados en la zona.

El afectado fue entonces al domicilio de su tía, donde se le hicieron las primeras curas y luego al suyo, pero no fue a ningún centro médico.

Localizado y registrado el vehículo Opel Astra azul, se encontró dentro el permiso de conducir de J.M.M.

El día 22 de ese mes, la Guardia Civil inspeccionó el domicilio de J.M.M., en la calle La Luz (Pizarrales), donde se ocupó una bolsa con 25,41 gramos de cocaína, otra con 25,13 de heroína, y una tercera con otros 15,29 de heroína, así como 531 comprimidos de trankimazin y efectos varios como dos básculas de precisión, envoltorios de plástico para dosis y un molinillo de café con restos de cocaína.

En otro registro practicado ese mismo día en la casa de D.M.M., en la calle Manuel Parada (San José), ocuparon un móvil, una báscula de precisión y una funda para pistola, entre otros efectos, y descubrieron en su trastero una plantación de marihuana con un peso bruto de 372 gramos, para la que contaba con focos y un sistema de ventilación conectada de manera fraudulenta a la acometida eléctrica.

Los agentes intervinieron además en la zona común de los trasteros de esa vivienda, ocultos en el techo, una pistola con siete cartuchos en su cargador, así como una caja de munición de 39 cartuchos, además de un revólver con seis cartuchos en su tambor y ocho gramos de esquejes de marihuana, todo lo cual, considera probado el fiscal, pertenecía a D.M.M., en cuyo vehículo se ocupó además un cartucho y una navaja de grandes dimensiones.

La ‘Operación Golyok’ desarrollada por la Guardia Civil desencadenó el ingreso en prisión provisional de los hermanos J.M.M. y D.M.M., aunque a día de hoy se encuentran ya en libertad provisional tras pagar la fianza que les impuso el juez instructor.