16 octubre 2019
  • Hola

El conductor del accidente de Galisancho declara que “desde las cuatro empecé a tener flashes y no recuerdo nada”

El joven albense dijo ante el juez que no había consumido drogas y que él también había perdido a sus amigos

19 sep 2019 / 10:17 H.

El conductor del Fiat Stilo que el pasado 21 de julio acabó estampándose contra un árbol en Galisancho, con el resultado de cuatro jóvenes muertos, ha asegurado en la mañana de este jueves, en su declaración ante el juez, que “a partir de las cuatro y pico” empezó “a tener flashes” y que no recuerda nada.

A.J.L., que cumplió 29 años después del fatal siniestro, prestó declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca y afirmó que esa noche no había consumido drogas. En este sentido, señaló que quizás diera positivo porque un par de meses antes sí había tomado alguna sustancia estupefaciente.

Al igual que hiciera en su primera declaración, el joven conductor insistió en que no recordaba nada, quizás por el fuerte golpe en la cabeza que sufrió en el accidente. Por eso, reconoció que no sabía cuantos jóvenes iban en el vehículo cuando se produjo el accidente.

En su declaración, en la que estuvieron presentes el fiscal y su abogado defensor, dijo que aquella noche había bebido de una litrona, de la cual también había bebido más gente.

“Siento mucho lo que ha ocurrido, pero responderé de lo que sea necesario. Yo también he perdido a mis amigos”, declaró.

A A.J.L. se le investiga por cuatro presuntos delitos de homicidio imprudente, uno de lesiones imprudentes y otros dos contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia del alcohol y las drogas. De ser condenado por estos delitos podría ser el primer conductor al que se aplique la reforma del Código Penal, que agrava considerablemente las penas.

El brutal accidente se produjo cuando los seis amigos volvían en el coche a casa tras disfrutar de las fiestas de Santa Inés, tomaron recta una curva en Galisancho y salieron despedidos contra un árbol. El joven que conducía, A.J.L., había recuperado recientemente el carnet de conducir tras haberle sido retirado -tras perder todos los puntos- y después del siniestro de Galisancho arrojó resultados positivos en las pruebas de alcohol -0,52 mg/l de alcohol en litro de aire espirado en la primera medición y 0,41 mg/l en la segunda- y drogas -en cocaína y anfetamina-.

El juez ordenó el 24 de julio a la Guardia Civil la intervención de su permiso de conducir ante la gravedad de los hechos, advirtiendo de que, de no entregarlo, el joven incurriría en un delito de desobediencia.