01 julio 2022
  • Hola

El acusado de la violación de la Nochevieja Universitaria: ‘Solo la ayudé a recomponerse’

El joven asegura que todos bebieron mucho alcohol y que fue a la cama de la chica porque la oyó llamar, pero para darle agua, nada más

15 mar 2021 / 15:21 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

El juicio por la presunta violación de una joven durante la Nochevieja Universitaria que se celebró en la ciudad en el año 2018 ha arrancado este lunes en la Audiencia Provincial de Salamanca con la declaración del acusado, R.A.S.M., quien, aunque reconoció tener vagos recuerdos de aquel día dado el tiempo transcurrido y que había consumido alcohol y estupefacientes, rechazó haber mantenido relaciones sexuales con la víctima. Según explicó, cuando acudió a la habitación de ésta, a la que momentos antes habían dejado él y otros amigos en la cama porque se encontraba mal por la ingesta de alcohol, tan solo: “Le di un vaso de agua, ella vomitó y la ayudé a recomponerse”.

“Todos estábamos afectados” por el consumo de alcohol, manifestó al tribunal y detalló que empezó a beber a las cuatro o las cinco de la tarde. Se juntó con tres amigos en su piso y cada uno llevaba una botella de alcohol, en su caso era de ron. Cuando salieron había bebido ya entre un tercio y media botella, además habían estado fumando “hierba, marihuana”, dijo.

Fueron a un conocido local de copas próximo al piso de la víctima, en la calle Varillas, y allí cada uno tomó un litro de vampiro, una mezcla tequila, vodka, granadina y Fanta. Aseguró también que la víctima bebió algunos tragos de su cóctel y más tarde se fueron al piso de ella.

“De lo que yo recuerdo de esa noche, ella se sostenía en pie”, manifestó a la pregunta de si recordaba que la chica llegó a caerse debido a su estado de borrachera, e incidió en que ella “se encontraba mal”, pero que “todos” estaban “afectados”.

Cuando llegaron, dijo, él se echó en el sofá porque “se sentía mal”, pero en un momento dado “la escuchó llamar” y fue a su habitación. Antes habían dejado a la chica en su cama, vestida con la ropa que llevaba y cubierta por una sábana.

“Le di un vaso de agua, ella vomitó un poco y la ayudé a recomponerse”, dijo. Y explicó que estuvieron un rato sentados en el borde de la cama: “Porque yo también estaba afectado y me sentía un poco mareado”.

Después, se fue a su casa, donde al parecer habría contado a sus compañeros de piso que sí había mantenido relaciones con la chica al decirles que había “estado tirando con ella”. Una expresión peruana cuyo significado, tanto el tribunal como las partes, le pidieron que explicara.

Según dijo, el verbo “tirar” en su país tiene otras acepciones distintas a las que se utilizan en España para hablar de sexo. “Para mí la expresión ‘estar tirando’ depende de la situación, a veces puede ser simplemente estar juntos o estar tirado o echado”.

En ningún momento tuvo ánimo sexual, recalcó, y explicó que si la chica recuerda que él estaba encima de ella: “Pudo ser cuando fui a darle el vaso de agua”.

Prueba anticipada

Las declaraciones de todos los testigos -víctima incluida- en este procedimiento se efectuaron mediante lo que se denomina prueba anticipada, es decir, declararon con anterioridad para asegurar la realización de la prueba antes de que regresaran a su país.

De tal modo, no sin pocas dificultades de comprensión, se reprodujo el testimonio que en su día prestó, entre otros, la víctima.

En su declaración y rota de dolor, la chica, que reconoció que ese día iba muy bebida, narró lo que recordaba, cómo se sintió cuando se despertó, completamente desnuda, rodeada de vómito y con dolores en la zona genital así como con hematomas en el pecho. Aunque aseguró que tan solo tiene “flashes”, recuerda que tenía la cara de él muy cerca de ella, a un palmo.

El juicio continuará este mismo martes con los informes de los peritos y las conclusiones de las partes.

La fiscal pide para R.A.S.M. una pena de 10 años de prisión, 11 años de alejamiento e incomunicación con la víctima y 8 años de libertad vigilada una vez cumplida la pena de prisión en el caso de que resulte condenado. Además le reclama 245 euros por las lesiones y 3.000 euros más por secuelas y daños morales.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png