25 noviembre 2021
  • Hola

Arranca pero no finaliza el juicio contra un letrado salmantino por apropiación

El acusado, que ejerce su propia defensa, niega las acusaciones y asegura que no se ha quedado con nada

26 feb 2019 / 21:26 H.

    El juicio contra un abogado salmantino acusado de quedarse con dinero de una compraventa en la que hacía de intermediario -26.500 euros en total- arrancó este martes en la Audiencia Provincial de Salamanca, aunque tras casi seis horas, el término del juicio fue señalado para el próximo 13 de marzo, a falta de la declaración de un testigo y de las conclusiones finales de las partes. La Fiscalía le pide un año de prisión, 15.000 euros de multa y dos años de inhabilitación para la profesión letrada por los delitos de apropiación indebida y deslealtad; por su parte la acusación particular eleva la pena de prisión a dos años.

    La vista oral dio inicio con el banquillo de acusados vacío, dado que al ser letrado el acusado, y ejercer su propia defensa junto a un compañero, la Ley permite que se siente en el estrado y no en el banco destinado a los acusados.

    Según señalan a LA GACETA fuentes del caso, a lo largo del interrogatorio, el letrado negó las acusaciones contra él, alegando que actuó en representación de una sociedad -aunque en otras ocasiones dijo que lo hacía como abogado- y en resumidas cuentas dijo que no tiene nada que ver con los hechos de los que se le acusa y que el dinero no lo tiene él.

    La Audiencia se niega a la suspensión. El juicio comenzó con la solicitud del propio acusado de suspender la vista. Entre otros motivos, además de la falta de documentos necesarios para ejercer su defensa,el acusado esgrimió que se le había comunicado hace solo cuatro días la muerte en diciembre de un testigo de manera que no había podido podido buscar a otro para sustituirle.

    El fiscal se opuso rotundamente a tal suspensión, por entender que se trataba de “otra acción dilatoria más del acusado” por lo que pidió al tribunal que continuara adelante con la vista.

    Según recoge el escrito de calificación inicial de la Fiscalía de Salamanca, los hechos se remontan a los años 2012 y 2013, cuando el acusado, presuntamente aprovechó su labor de intermediario en una compraventa inmobiliaria para apropiarse primero de la fianza de 20.000 euros y más tarde de la indemnización pactada en un juicio relacionado con lo anterior, 6.500 euros.

    Dinero que alegaría después el acusado, se quedó porque se corresponde con sus honorarios, según señalaron en su momento fuentes del caso.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png