30 octubre 2020
  • Hola

A juicio por conducir bebido, volcar y causar al copiloto graves secuelas en Cabrerizos

El accidente se produjo en un camino y el acusado se enfrenta a dos años de prisión

Un joven tendrá que sentarse el próximo lunes en el Juzgado de lo Penal número Uno de Salamanca por conducir bebido, tener un accidente en un camino de Cabrerizos, volcar y causar graves secuelas al amigo que iba como copiloto, de 19 años. Se le acusa de un presunto delito de lesiones por imprudencia grave y otro contra la seguridad vial, por el que la fiscal le solicita una pena de dos años de prisión.

Según el escrito de calificación del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso LA GACETA, los hechos tuvieron lugar la madrugada del 10 de agosto de 2018 cuando el acusado, sin antecedentes penales, sobre las 03.55 horas conducía un Renault Megane por un camino de Cabrerizos tras haber ingerido bebidas alcohólicas, lo que mermaba sus capacidades para ir al volante. A la altura del kilómetro 0,200 el conductor se salió de la vía por su margen derecho y volcó. Como resultado del impacto, un joven que viajaba en los asientos traseros resultó ileso, pero el que lo hacía como copiloto acabó con graves heridas, entre las que destacan un traumatismo craneoencefálico grave, contusiones pulmonares y fractura del ángulo mandibular desplazada.

De tales lesiones, la víctima necesitó diversos tratamientos e intervención quirúrgica, tardando en curar un total de 261 días, de los que doce fueron de perjuicio muy grave.

Como consecuencia de las mismas, el joven convive con diversos trastornos que según el escrito del Ministerio Fiscal le han ocasionado “pérdida de calidad de vida”, por lo que “tendrá que solicitar una incapacidad para la realización de actividades laborales”. En el documento se refleja, entre otras cuestiones, que el afectado sufrió lesiones en el cerebelo, padece una disminución de la capacidad de coordinar los movimientos y trastorno del habla.

Por estos hechos, el conductor está acusado de un presunto delito de lesiones por imprudencia grave y otro contra la seguridad vial, ya que en la primera prueba practicada arrojó un resultado de 0,64 mg/l y en la segunda 0,68 mg/l (la tasa permitida es de 0,25 mg/l y 0,15 mg/l en conductores noveles). Se enfrenta a dos años de prisión que pide para él el Ministerio Fiscal.

El joven tendrá la oportunidad el lunes de explicar su versión de los hechos, tras lo cual el tribunal, con las diferentes pruebas aportadas en la causa, determinará si el conductor es culpable de un delito de conducción temeraria o, si por lo contrario, el siniestro se registró por causas externas, como la posibilidad de que se le cruzara un animal.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png