Borrar
David Franco juega junto a su perro, Thor LAYA
Un paseo con el jugador del Salamanca UDS, David Franco, y su perro Thor: “El vínculo es enorme”

Un paseo con el jugador del Salamanca UDS, David Franco, y su perro Thor: “El vínculo es enorme”

El jugador del Salamanca UDS tiene a su pitbull desde 2019 y, desde entonces, son inseparables. Un momento clave en su día a día es el rato largo que disfrutan por las tardes

Viernes, 21 de abril 2023, 21:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Complicidad, cariño y una absoluta confianza caracterizan la relación que une al jugador del Salamanca UDS, David Franco, y a su perro Thor, un pitbull marrón y blanco de tamaño mediano. El lado más familiar y cercano del joven futbolista queda retratado en una tarde de paseo junto a su mascota. Es el rato que más pueden disfrutar juntos, pero no el único, ya que, desde por la mañana, Thor ocupa un espacio inquebrantable en su familia.

Cuando amanece y después de coger fuerza con el desayuno, David saca a Thor a dar un paseo matutino antes de ir al entrenamiento con el equipo. “Es el primer paseo de cuatro, porque cuando llego del entrenamiento lo vuelvo a sacar para poder comer tranquilo y, después el rato más largo por la tarde y, antes de acostarme, le saco otra vez”, comenta. El jugador también acostumbra a sacar al perro, “aunque sean diez minutillos”, si va a salir de casa por unas horas.

De allá para acá, tranquilo, Thor disfruta libre del campo, del camino y del rato del paseo. No son pocos los perros de tamaño mucho más reducido al suyo que intentan romper su tranquilidad. El pitbull, con raza considerada peligrosa, se mantiene inalterado e igual de feliz. “Son más peligrosas las personas que los perros”, considera David, que reconoce que son los canes más pequeños los que siempre “se le intentan tirar”.

El comportamiento, tal y como continúa, tiene que ver con la educación que se le ha dado. “Yo con él he invertido muchísimas horas, me he tirado tres, cuatro, horas sacándole y enseñándole con chuches”, reconoce el joven. De hecho, desde que su novia se lo regaló en enero de 2019, tuvo claro que había que ser “muy constante y echarle muchas horas” con su educación.

El cambio de residencia

La profesión de futbolista requiere de manera habitual, como le ha ocurrido al jugador, un cambio de residencia. David Franco, desde que tiene a Thor, ha estado en Marbella y Palencia antes de asentarse en Salamanca. Pero, como acostumbra, el perro no ha puesto ningún problema a este proceso. De hecho, como comenta el jugador, “ni lo había pensado”. “Además, como hemos venido a una zona con más campo, él encantado”, dice.

Más complicado, si tiene que destacar algo, es el momento del viaje: “La primera hora está un poco más sofocado, pero después se duerme y se puede tirar cuatro o cinco horas perfectamente en el coche”.

El joven da a conocer la responsabilidad que supone tener un perro también a la hora de buscar alojamiento. De hecho, lo que “siempre” intenta encontrar es una zona con “mucho campo, aunque esté un poco alejada. Aquí además estoy cerca del Helmántico”.

Parte de la familia

Cuando el paseo está a punto de terminar, regresando de nuevo por el camino, a lo lejos, David divisa a su novia junto al carrito con la hija de ambos, de apenas unos meses. La llegada de la niña a la familia tampoco ha supuesto ningún lastre. “Es que este es un pasota”, ríe. “Pasa de vez en cuanto, la mira y la intenta chupar, pero no le dejamos. Se ha adaptado perfectamente a ella. Al final estos perros son muy protectores. Seguro que en unos años acaba siendo su caballito”.

La unión se puede apreciar, pero David confirma la estrecha relación con su mascota para concluir el paseo: “Es tenerlo todos los días, al final se crea un vínculo muy fuerte. Pase lo que pase, el perro siempre va a estar ahí”.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios