20 enero 2022
  • Hola

Temor ante la subida de contagios que pone en jaque el cierre del año de las empresas salmantinas

Temen que posibles restricciones frenen la actividad en diciembre, mes clave para acabar el ejercicio en positivo | Los negocios podrán inflar sus pérdidas sin acudir a disolución

01 dic 2021 / 11:24 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Administrativamente las pymes salmantinas se encuentran en este momento enfrascadas en el cierre del año, que puede acabar en pérdidas en función de la evolución de la pandemia. La actividad se ha recuperado con fuerza especialmente desde el verano en el sector del ocio, pero otras firmas dedicadas a la prestación de servicios no han tenido tanta suerte. Entre ellas se encuentra el comercio, que afronta de aquí a final de año su etapa más comercial.

“Aunque en algunos negocios de hostelería habrá beneficios, el comercio ha tenido pérdidas catastróficas y los empresarios ahora están preocupados por lo que pueda pasar por la subida de contagios y las posibles restricciones”, explica Isabel Muñoz Gacto, vocal del Colegio de Gestores Administrativos de Castilla y León. “Queda por delante un mes de diciembre que suele ser bueno para todos, pero están temblando”, expone la gestora. El temor llega en un momento en el que el Gobierno ha aprobado una serie de medidas para apoyar a las empresas, en concreto a las sociedades.

Nueva medida de protección del Gobierno

Podrán inflar sus pérdidas este ejercicio sin tener que ir a disolución, como ocurre cuando el patrimonio neto está por debajo del capital social, algo que es motivo de quiebra técnica. Según se publicó el pasado miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE), las firmas podrán cargarse de números rojos al computar provisiones extra de todo tipo y aplazar al próximo año eventuales reducciones o ampliaciones de capital.

La ley de sociedades española es inequívoca. Cuando una compañía haya reducido sus fondos propios –que están formados, esencialmente, por el capital, las reservas y los resultados, ya sean pérdidas o beneficios– por debajo de la mitad de su capital social, la empresa deberá disolverse. La ley deja la puerta abierta a que las pérdidas que reducen el patrimonio se compensen con el capital. El escudo antiliquidación se acumula ahora para las cuentas de 2020 y para las del presente ejercicio. Las pérdidas de ninguno de estos años se tendrán en cuenta a la hora de aprobar una eventual liquidación.

Hasta que el Gobierno desplegó su primer escudo anti-Covid por esta cuestión en septiembre de 2020, en caso de que el patrimonio neto cayera por debajo de la mitad del capital social, la empresa debía convocar una junta en un plazo máximo de dos meses para aprobar su liquidación o remediar la situación con alguna de las fórmulas mencionadas.

Sociedades cárnicas salmantinas

Las compañías, especialmente las que no tienen que dar explicaciones a los inversores, podrán inflar sus pérdidas este año a golpe de provisiones. Podrán hacerlo sin tener que ejecutar ninguna reestructuración de su balance a corto plazo. La medida de gracia, en todo caso, no tiene efectos permanentes. Las pérdidas de 2020 y 2021 que hayan cercenado el patrimonio neto de la compañía hasta dejarla al borde de la disolución sí tendrán consecuencias en el resultado de 2022.

Esta novedad beneficiará a las empresas salmantinas, especialmente a las del sector cárnico de Guijuelo, donde se concentra un mayor número de sociedades en la provincia. Así lo sostiene Muñoz Gacto, que no se olvida de las grandes firmas salmantinas. “No son las más numerosas, pero hay una cifra importante en la provincia”, incide la gestora administrativa.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png