28 septiembre 2021
  • Hola

Salamanca, en un abismo. La crisis amenaza con acelerar la marcha de jóvenes a otras provincias

La pérdida de empleo se concentra en los menores de 24 años y en la franja de 30 a 39 | Salamanca cuenta ahora con 30.000 habitantes menos de 15 a 39 años que en 2008

30 abr 2021 / 11:49 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La pandemia ha colocado a Salamanca en un abismo. No solo por el impacto en fallecimientos que ha tenido el coronavirus, también por la paralización económica, que ha provocado la destrucción de un gran número de empleos. En la provincia, el riesgo es doble que en otros puntos del país, ya que la destrucción de puestos de trabajo se ha concentrado sobre todo entre los jóvenes, lo que a su vez puede agudizar la marcha de este colectivo a otras provincias, o incluso al extranjero, cuando se reactive la economía, como ya ocurrió en la anterior recesión.

Los datos hablan por si solos. La afiliación a la Seguridad Social ha caído en la provincia salmantina en todas las franjas de edad de febrero de 2020 a marzo de este año, salvo en los mayores de 54 años. Pero la caída se ha concentrado especialmente entre los jóvenes. Sirva de ejemplo el grupo de 16 a 19 años, donde los trabajadores dados de alta han disminuido un 40%, mientras que entre los 20 y 24 años, la bajada ha llegado al 10,2%.

Los expertos recuerdan que a Salamanca le cuesta más generar puestos de trabajo al salir de una recesión

Otro colectivo que preocupa es el de la treintena, aquellos que se encuentran por edad en una mayor disposición para formar una familia. De 30 a 34 años, la pérdida de afiliados ha sido del 3,8%, mientras que de los 35 a los 39 aumenta al 4,1%. Solo en los grupos de más edad, la afiliación se mantiene o incluso avanza, en este sentido propiciado porque suelen contar con trabajos más estables y, en caso de problemas en el sector por la pandemia, muchos han conseguido conservar el puesto gracias a los ERTE.

La amenaza, por lo tanto, es real

En el declive demográfico por el que atraviesa Salamanca no solo influye que los nacimientos apenas representan la mitad de las defunciones. También ha jugado un papel fundamental a partir de 2008 la emigración en busca de mejores oportunidades laborales, un paso que dan los jóvenes. De hecho, los datos del padrón reflejan con claridad esta circunstancia, que a su vez repercute en que cada vez nazcan menos niños en Salamanca. La provincia ha perdido de 2008 a la actualidad más de 30.000 personas de entre 15 y 39 años. Si entonces había 113.087 residentes en esta franja de edad, ahora solo quedan 79.456.

Los antecedentes invitan a ser poco optimistas de cara a lo que puede ocurrir a corto plazo. La crisis de 2008 fue la principal culpable de la pérdida de población que desde hace una década sufre Salamanca. Por un lado, intensificó la marcha de jóvenes, además de reducir la afluencia de inmigrantes del extranjero. El declive incluso se aceleró durante los años de recuperación a partir de 2013. ¿Por qué motivo? Los expertos coinciden en señalar que al mercado de trabajo de la provincia le cuesta más crear puestos de trabajo en épocas posteriores a una recesión. Por eso el riesgo de que se cronifique el declive demográfico de Salamanca es más real aún una vez que la actividad económica empiece a recuperar la normalidad en España.

La única diferencia de la actual crisis respecto a la de 2008, además de la intensidad, es que hay un nuevo condicionante en juego que no había entonces, el teletrabajo. Pese a que en provincias como Guadalajara, Toledo o Ávila ha propiciado un aumento de la población en 2020 o ha ralentizado la caída, por ahora en Salamanca no se ha notado, aunque podría influir en un futuro.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png