Borrar
Jóvenes en una fiesta de facultad en la plaza de San Justo. ARCHIVO
Contra el ruido en San Justo: cierre de bares, más Policía y nuevo alumbrado

Contra el ruido en San Justo: cierre de bares, más Policía y nuevo alumbrado

En tres meses se han cerrado tres negocios por este motivo y se ha reforzado la zona con una patrulla permanente de Policía

Belén Hernández

Salamanca

Martes, 4 de junio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los vecinos de la zona de San Justo y de las calles aledañas se sienten durante el curso en el epicentro del ruido, de la suciedad y de la ocupación de los espacios públicos y privados.

Estas molestias componen su principal motivo de queja, ya que se multiplican en los días que las facultades celebran sus fiestas. Todo esto ocurre a pesar de que desde el Ayuntamiento se han redoblado los esfuerzos para acabar con lo que algunos damnificados consideran «un martirio».

Este año se han renovado las farolas del tramo entre la plaza del Peso y la Gran Vía, tras incluirse en los proyectos de Peatonalización ejecutados con fondos Next Generation. Según fuentes municipales, también se van a renovar las luminarias del tramo entre la Gran Vía y la plaza del Bretón, zonas consideradas como «puntos calientes».

A petición de los vecinos, y si fuera necesario, se aumentará la intensidad de la iluminación como medida disuasoria, siempre cumpliendo las directrices de la UE sobre contaminación lumínica.

A esto se suma que durante los últimos meses se ha reforzado la presencia policial con patrullas permanentes en las calles de Correhuela, Varillas y alrededores, donde también patrullan agentes de paisano.

«El diálogo con los vecinos es permanente y se tienen en cuenta sus reivindicaciones», subrayan fuentes del Consistorio, las mimas se subrayan que «se ha cumplido con el compromiso de dotar la zona con más iluminación y más seguridad».

Una consecuencia de este incremento de la presión policial para evitar las molestias a los vecinos en esta zona de fiesta es que en el último trimestre han tenido que cerrar sus puertas tres bares después de sancionarles con un mes de cierre por superar los límites máximos de ruido.

Se suma la obligación impuesta a otro negocio del mismo entorno para que acometa rectificaciones en el local bajo amenaza de cierre.

Aunque no está cerca pero sí en otra zona de fiesta de la ciudad, fuentes municipales recuerdan que el año pasado ya se cerró un «after» en el pasaje Coliseum por exceso de ruido.

Los vecinos, por su parte, siguen reclamando más presencia policial para atajar la inseguridad y la suciedad que se genera en su barrio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios