Borrar
Bicicleta cubierta de heces de estorninos en el paseo de Torres Villarroel. ALMEIDA
El plan antiestorninos reduce la colonia un 40% en las primeras semanas

El plan antiestorninos reduce la colonia un 40% en las primeras semanas

La población se cifra ahora en 9.400 ejemplares, frente a los 15.000 máximos de esta temporada

Belén Hernández

Salamanca

Miércoles, 25 de octubre 2023, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Parece que las acciones contra la población de estorninos han empezado a surtir efecto en Salamanca. Según la empresa que gestiona el control de las aves en la capital el censo actualmente ha descendido hasta 9.400 ejemplares, tras registrar picos de hasta 15.000 desde mediados de septiembre.

El estrategia es incomodar a las aves para que se dispersen y no formen grandes dormideros, foco de importantes molestias tanto desde el punto de vista de la contaminación acústica, por el ruido que generan sobre todo al asentarse y al marcharse al alba, como desde el punto de vista sanitario, debido a la suciedad y malos olores que provocan las heces bajo las áreas en las que se asientan.

Las acciones contra los estorninos tienen continuidad durante buena parte del año, debido a que estas aves ya no tienen un comportamiento tan estacional como en otra época.

Por eso las actuaciones comenzaron a lo largo del verano de un modo más suave. Desde la primera semana de julio los operarios de la firma adjudicataria del servicio iniciaron acciones para ahuyentarlos, también a lo largo del mes de agosto, cuando además también se revisaron las zonas en las que más se acumulan los pájaros y localizaron nuevos dormideros dentro de la ciudad.

La población comenzó a crecer notablemente a partir de la celebración de Ferias y Fiestas, por lo que el plan contra los estorninos también se endureció al incorporar petardos, rayos láser para asuntar a las aves, así como sonidos para molestarlas y que se marchen a otras localizaciones.

En concreto las tareas que abordan los técnicos se centran desde entonces en utilizar detonaciones pirotécnicas de baja intensidad con el objetivo de incomodar a los estorninos en los puntos que eligen para pasar la noche, además de disuadir a los ejemplares más problemáticos.

Los operarios de la empresa externa que asume esta labor también utilizan punteros láser para asustarlos, de tal modo que no les quede más remedio que marcharse a otro lugar fuera de las zonas residenciales donde son más molestos.

Según la Concejalía de Salud Pública y Consumo, todo esto se refuerza con la emisión a través de un altavoces de ruidos disuasorios, en concreto de grabaciones de sonidos de depredadores de esta especie y de alarma de los propios estorninos desde puntos fijos y desde furgonetas, que se mueven por las localizaciones más conflictivas.

El objetivo es que esta concentración de pájaros sea menor. Por eso se intentan desviar hacia zonas de arboleda lejanas a la población, como La Aldehuela de los Guzmanes.

Pero lo cierto es que los estorninos buscan el calor de las ciudades para pasar la noche, dado que las urbes suelen tener mayor temperatura que los espacios abiertos y, además, en los jardines encuentran refugio, sobre todo en las zonas con árboles de gran porte.

Cabe esperar que en las próximas semanas, cuando el frío sea más intenso, lleguen más estorninos a la ciudad para dormir.

No obstante, se confía en que la sucesión de actuaciones y el control que se lleva a cabo mantenga a ralla a la población, que el año pasado alcanzó los 20.000 ejemplares durante el mes de noviembre.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Salamanca destina al año 53.000 euros para el control de las aves, partida que incluye tanto las acciones contra los estorninos como las de palomas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios