Borrar
Turistas salen de un edificio con apartamentos turísticos del centro de Salamanca. ALMEIDA
Pisos turísticos: se duplican las bajas en el Registro desde que comenzaron los controles en Salamanca

Pisos turísticos: se duplican las bajas en el Registro desde que comenzaron los controles en Salamanca

La nueva ordenanza «no va a abrir la mano» y deshecha el borrador de 2018 que hablaba de uso residencial, según el edil Fernando Carabias

Belén Hernández

Salamanca

Martes, 23 de abril 2024, 17:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Si el año pasado la media de bajas de apartamentos y viviendas del Registro de Turismo de la Junta de Castilla y León era de 3,1 al mes, desde que comenzó 2024 el promedio se ha duplicado hasta alcanzar las 6,3 de promedio mensual.

Así lo constatan fuentes de la Administración Regional que gestiona el listado oficial de alojamientos de este tipo dados de alta en Castilla y León, fundamental para obtener un número de registro con el que operar en el mercado.

En concreto, según los datos de la Junta, en la ciudad de Salamanca se dieron de baja el año pasado 38 alojamientos (3 apartamentos turísticos y 35 viviendas de uso turístico), lo que arroja un promedio mensual de 3,1 cierres. Desde enero de este año hasta el pasado 9 de abril (último dato disponible) se han eliminado del listado 19 establecimientos (1 apartamento y 18 viviendas), lo que supone 6,3 bajas de media mensual.

Aunque la Administración regional no determina los motivos por los que se borran, el incremento de las bajas coincide con el periodo en el que la Junta ha iniciado una campaña de control sobre estos negocios en colaboración con el Ayuntamiento de Salamanca.

La entidad regional ha cruzado datos con el Consistorio para eliminar a los establecimientos que no tienen licencia municipal. No obstante, a pesar de esta labor de inspección la oferta de apartamentos y viviendas turísticas no para de crecer en la ciudad del Tormes.

Si el año pasado se dieron de baja 38 establecimientos por diversos motivos, se registraron 94 nuevos. Del mismo modo, hasta el pasado 9 de abril se dieron de baja 19 apartamentos y viviendas pero, a la vez, se registraron 33 altas, por lo que el saldo sigue siendo positivo.

En cuanto a la actividad en la provincia, cabe destacar que según los datos que maneja la Junta es sensiblemente inferior, ya que el año pasado se anotaron 55 altas, tanto de apartamentos como de viviendas, frente a 17 bajas.

Cabe recordar que el Ayuntamiento se encuentra inmerso en la elaboración de una nueva ordenanza que regule la actividad en la capital.

Según el concejal de Fomento y Policía, Fernando Carabias, el objetivo de la nueva ordenanza es «establecer un régimen jurídico claro y concreto que permita una aplicación integral para estos establecimientos considerados en sentido amplio, un régimen que actualmente se encuentra disperso en varias normas y preceptos dictados diferentes».

El concejal volvió a recordar que la norma se va a elaborar conforme al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). «En ningún caso se va a modificar ese PGOU para permitir algo diferente o abrir la mano. De esta forma se deshecha por completo el proyecto de ordenanza de 2018 que hablaba de uso residencial especial, un concepto muy flexible», insiste Carabias.

Tras el anuncio de la convocatoria de una comisión específica para debatir sobre la regulación de esta actividad en la capital del Tormes, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, avanzó que el borrador de la nueva ordenanza se presentará antes de que acabe este mes de abril.

El primer edil también se mostró convencido de que en estos momentos las necesidades de la ciudad están «más que cubiertas» con el número de pisos turísticos que existen, «que están dónde tienen que estar», continuó, para recordar que según el PGOU debe ser en las plantas primera y baja.

Hay que recordar que aunque no existe una ordenanza específica, la actividad de los apartamentos y viviendas turísticas está regulada en Salamanca a través de las directrices que marca el PGOU, además de los decretos de la Junta de Castilla y León que regulan las características físicas que deben reunir estos negocios en Castilla y León, así como las obligaciones que tienen que cumplir tanto los clientes como los propietarios.

Muchos de estos pisos sí cumplen con la regulación regional, pero no con la municipal, tal y como se puede comprobar en el Registro de Turismo, donde abundan los alojamientos por encima de la primera planta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios