Borrar
Dos operarios trabajando en una calle de Salamanca. ARCHIVO
Casi la mitad del empleo nuevo de Salamanca es discontinuo o a tiempo parcial

Casi la mitad del empleo nuevo de Salamanca es discontinuo o a tiempo parcial

Desde la reforma laboral los indefinidos sin jornada completa han aumentado un 32% y los de trabajo intermitente, un 78%

Carlos Rincón

Salamanca

Martes, 5 de marzo 2024, 13:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Con 18.427 parados registrados en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de Salamanca, el pasado mes fue el febrero con la menor cifra de desempleados desde 2005. Desaparecieron de las listas, 110 personas (0,59%) que sí estaban en ellas un mes antes. También son 1.273 (6,46%) menos que un año antes. Y el número de ocupados se elevó a las cifras más altas para este periodo desde que existen datos. Los afiliados a la Seguridad Social llegaron a 126.666, casi medio millar más que en enero.

«La reforma laboral ha mejorado la calidad y cantidad del empleo», defendía este lunes la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, en su valoración de los datos nacionales. Sin embargo, si bien desde marzo de 2022, cuando entraron en vigor los cambios en la normativa de contratación, los indefinidos han aumentado un 23,5% en la provincia, casi la mitad de los nuevos empleos generados en estos dos años son contratos a tiempo parcial o fijos discontinuos. Los trabajos «intermitentes» han aumentado en Salamanca casi un 78% en dos años al pasar de 2.487 a 4.420 y, si se compara con el año previo a la reforma, cuando solo eran 2.134, se habrían duplicado. Por otra parte, los indefinidos sin jornada completa, que entre 2018 y 2022 apenas aumentaron en Salamanca, se han incrementado un 32% en los dos últimos años —de 12.977 a 17.154—. Frente a ello, los fijos a tiempo completo han crecido un 17,6%. Son 7.424 más, conforme a los datos del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Eso sí, en el mismo periodo han desaparecido 8.854 empleos temporales y de formación, una reducción del 34%.

Por primera vez desde julio, el número de autónomos de Salamanca aumentó. La provincia ganó 23 trabajadores por cuenta ajena respecto al mes anterior, pero ese pequeño aumento no libra a la provincia de tener el menor número de autónomos en, al menos, doce años, con la única excepción del pasado enero. Son 25.345. Desde que entró en vigor la reforma laboral, se han dado de baja más de medio millar, un 1,9%.

En este contexto, los empresarios reclaman «un entorno más favorable a la inversión productiva y al emprendimiento». CEOE-CEPYME Salamanca, con Diego García a su frente, señala que, aunque los datos reflejan un descenso, «el mercado presenta síntomas de debilitamiento». La confederación insiste en «la necesidad de una mayor seguridad jurídica, estabilidad regulatoria y predictibilidad que proporcione herramientas para impulsar proyectos e inversiones que garanticen el mantenimiento y la creación de empleo». También la Confederación de Empresarios de Salamanca (CES), que preside Antonio Rollán, pronostica un 2024 «complicado» para las empresas y el empleo, «debido a las durísimas condiciones que soportan en la actualidad las pymes y autónomos debido a que la hoja de ruta que se presenta para los próximos años viene cargada de más impuestos, de más costes laborales y de más subidas de cotizaciones». «Va a ser un año difícil para la inversión y sin tirón de empleo», prevé. Frente a ello, la Junta de Castilla y León saca pecho por ser esta la tercera comunidad autónoma en la que, en términos porcentuales, más descendió el número de desempleados el pasado mes.

Un 10% menos de contratos

En febrero se firmaron en la provincia 5.902 contratos laborales. La cifra no solo disminuyó respecto a enero (-3,69%), sino también respecto al mismo mes del año anterior, concretamente en un 10,19% —670 contratos menos—. Cuatro de cada cinco personas que encontraron trabajo en Salamanca el pasado mes, el 82%, lo hicieron en el sector servicios. En esa línea, el secretario provincial de UGT, Marcelino Muñoz, apunta que la evolución del empleo en Salamanca es buena e incide, eso sí, en la alta dependencia que hay de los servicios. Al margen de esos 4.860 contratos, se firmaron otros 620 en la industria, 298 en la construcción y 124 en el sector primario.

Pese a las nuevas contrataciones, los servicios continúan acaparando tres cuartas partes del paro de la provincia, aunque solo sea por el hecho de que a él pertenece también la misma proporción de los trabajadores. En este sector se produjo en febrero el principal descenso de desempleados (112 parados menos). Pero se redujeron también en la construcción (33) y en la industria (7). Por el contrario, aumentaron los parados en la agricultura (17), así como aquellos sin empleo anterior (25).

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios