05 octubre 2022
  • Hola

Mateo Duarte, ingeniero civil que trabaja en Salamanca: “La ciudad se me queda pequeña”

Hace un año el joven brasileño se mudó a Salamanca para trabajar como ingeniero civil. Ahora no descarta pedir el traslado a una ciudad más grande para seguir desarrollando su carrera

15 ago 2022 / 19:28 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Dice que cuando llegó la hora de decidir dónde irse a estudiar tenía claro que quería salir de Cáceres y dejar su residencia habitual en el municipio cacereño de Moraleja. Lo que no imaginaba es que, una vez que se graduara en la Politécnica Superior de Zamora, conseguiría un empleo en tan solo 10 días. La capital del Tormes le brindó esa oportunidad. “Acabé la carrera el 9 de julio y el 19 ya estaba trabajando para una empresa valenciana que justo había abierto oficina técnica en Salamanca. Salió una oferta de prácticas, me inscribí, hice la entrevista y me dijeron que querían contar conmigo y hasta hoy”, cuenta.

El joven brasileño Mateo Duarte vivió el cambio con ilusión. Hizo sus maletas y alquiló un piso junto con otra salmantina de su misma edad. Al principio le pareció una ciudad magnífica pero ahora reconoce que se le ha hecho monótona.

Tiene 25 años y es ingeniero civil. “Mi día a día es preparar la documentación para presentar las licitaciones. Es decir, leemos el proyecto, el presupuesto y demás y recopilamos la documentación”. Algo para lo que incluso tiene que viajar por diversos puntos del norte de España. “Recomendaría Salamanca para los primeros años pero es cierto que ahora se me ha quedado pequeña. Quiero seguir ampliando conocimientos y desarrollar mi carrera”, afirma.

Mateo Duarte reconoce que Salamanca le ha brindado la oportunidad pero que, a diferencia de lo que mucha gente de fuera cree, no deja de ser una ciudad pequeña en la que “todo el mundo se conoce”. “Ahora quiero seguir creciendo dentro de mi ámbito. Por eso entiendo a los que vienen y a los que se van porque creo que al principio está muy bien pero luego si quieres seguir ampliando conocimientos, como yo quiero, tienes que hacerlo fuera”. Por ello, el joven asegura que no descarta en un futuro pedir traslado a Madrid, que cuenta con un mayor número de empresas ligadas a su sector. “Ya llevo un año aquí y esa es mi intención, pero no sé ni cuándo ni cómo lo haré”.

Responsabilidades y otro ritmo de vida

Además, a su juicio, la ciudad tiene dos caras de una misma moneda en las que no es sencillo hacerse un hueco. “Yo siempre que me preguntan digo lo mismo. En Salamanca hay dos ambientes muy diferenciados. El universitario, aquellos que vienen a estudiar, a pasarlo bien, conocen muchísima gente nueva...; y el familiar, salmantinos que han nacido aquí y tienen sus amistades de toda la vida. Y claro, luego estás tú que has venido a trabajar, que no puedes salir todo lo que te gustaría porque ya tienes otro ritmo de vida y unas responsabilidades y se te hace más difícil a la hora de hacer nuevos amigos. No es como cuando eres estudiante que estás todo el día de fiesta”, relata Duarte.

Eso sí, a preguntas de este diario, asegura que Salamanca destaca por su relación calidad-precio. “Se puede vivir bastante bien porque no es una ciudad tan cara comparada con otras. Los alquileres son caros porque los caseros saben que los van a alquilar estén como estén y les da igual. De hecho la gran mayoría de las viviendas están muy viejas. Pero por ejemplo a la hora de salir a comer puedes encontrar de todo, desde unas patatas bravas hasta una cena de lujo”, añade. Ello permite a una persona, manifiesta, ahorrar. “También depende de lo que cobres”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png