13 noviembre 2019
  • Hola

Los cinco bienes salmantinos que al fin serán declarados de interés cultural

El más antiguo de los procedimientos fue inciado hace 37 años

06 nov 2019 / 20:49 H.

La Junta se ha comprometido a resolver en esta legislatura todos los expedientes sobre monumentos Bien de Interés Cultural (BIC) incoados desde hace décadas. En total son 80 procedimientos los que llevan años en el limbo en el conjunto de Castilla y León, entre ellos cinco en Salamanca. Aunque la incoación y su publicación en los boletines oficiales les otorga la protección que ya tiene un BIC, el proceso no está completo hasta que no exista la declaración pertinente.

Los monumentos en Salamanca que se hallan en tal situación son el mercado de San Juan, el Barrio Viejo y los restos de la iglesia de San Polo en la ciudad, la iglesia y convento de El Zarzoso en El Cabaco y la Calzada de la Plata, que recorre de norte a sur la provincia. El más antiguo de los procedimientos es el del Barrio Viejo o Catedralicio de la capital salmantina, que fue iniciado en 1982, hace 37 años. Llama la atención que aún no tenga la declaración de BIC cuando en el año 1988 el casco antiguo de la ciudad fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, además de tener la consideración de conjunto histórico artístico desde 1951.

El consejero de Cultura, Javier Ortega, señaló en una visita a Palencia que la Administración regional tiene un plan de trabajo para resolver todas las cuestiones pendientes sobre los BIC. Indicó que la nota común de todos ellos es que son procedimientos que carecen de documentación suficiente, según los requerimientos técnicos, legales y de participación públicas que se exigen en la actualidad. Algunos, de hecho, únicamente cuentan con un enunciado en el Boletín Oficial del Estado. En todos ellos, como ocurre en el caso de los cinco monumentos salmantinos, la incoación del expediente tuvo lugar antes de la entrada en vigor de la Ley de Patrimonio de Castilla y León, publicada en julio de 2002. El consejero apuntó que la Junta va a trabajar para completar la documentación que falta.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más