Borrar
Recepción a los profesores de español que el Ayuntamiento ofreció en el verano de 2021. ARCHIVO
Las becas de la Junta facilitan que otras provincias se lleven alumnos de español

Las becas de la Junta facilitan que otras provincias se lleven alumnos de español

Malestar en el sector ante una academia de Salamanca que ejerce como “agente” y con ayudas autonómicas invita una semana a profesores de español a Valladolid, Burgos, León o Palencia

Viernes, 16 de septiembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cada profesor de español de otro país al que se le invita a pasar una semana en Salamanca y se le consigue “enamorar” de la capital del Tormes se traduce posteriormente en un unos ingresos anuales de aproximadamente 300.000 euros para la economía de la ciudad. Es el resultado de que regrese cada verano con grupos de entre 30 o 40 alumnos que vienen a aprender el idioma y gastan una media de 1.300 euros cada uno, según las estimaciones de la Sociedad de Turismo.

Por este motivo, la Junta de Castilla y León apuesta desde hace años por conceder, dentro de su programa de “Prescriptores de español”, becas a las academias acreditadas por el Instituto Cervantes que pagan un máximo de 175 euros a la semana para el alojamiento de los profesores que traigan de otros países. El objetivo es apoyar directamente a las academias para ampliar su mercado de alumnos. Sin embargo, las condiciones para recibirlas son tan laxas que permiten —no va en contra la normativa hacerlo— que alguna academia con sede solo en Salamanca aproveche este dinero para actuar como “agente” de los campus universitarios de otras provincias, como Valladolid, León, Palencia, Burgos o Segovia restando alumnos de español a Salamanca, donde se concentran el 80% de los centros acreditados de la Comunidad y que es el buque insignia del español en la región.

Según fuentes del sector, una escuela salmantina, sin incumplir ninguna norma, ha solicitado en los últimos años cientos de estas becas —más de medio millar este año y otras tantas el anterior— para profesores que no pasarán por la capital del Tormes, sino que disfrutarán de una semana de estancia en otra provincia de Castilla y León. Esta actividad, subvencionada por la Junta, ha despertado el malestar entre algunas academias que sienten como desde el Gobierno autonómico se ampara que el prestigio de Salamanca como Ciudad del Español, así como el esfuerzo invertido durante años para conseguirlo, se trate de extender a toda Castilla y León.

Las condiciones que fija la Consejería de Cultura no ponen límite al número de becas que las academias pueden solicitar, más allá del presupuesto disponible, pero las ayudas que se concedan deben destinarse a pagar el alojamiento de los profesores, a los que se invita a Castilla y León para convencerles de que vuelvan con sus alumnos. El resto de gastos de estos viajes, como las clases, visitas culturales, cenas y espectáculos a los que se les lleva para “seducirles” corren a cargo de las academias. Una de las pocas limitaciones que fija la Junta es que el mismo profesor no puede participar en este tipo de promociones en los 5 años siguientes. Solo puede volver si visita una ciudad distinta, algo que beneficia a quien las usa como “agente” de universidades de otras ciudades de la Región, ya que puede ofrecer a los mismos profesores un viaje por año a diferentes capitales de la Comunidad, una oferta por la que los profesores sí pueden estar dispuestos a traer también a sus alumnos.

Sin entrar en este asunto, el concejal de Turismo, Fernando Castaño, denunció que “cada vez que la Junta de Castilla y León abre la boca, habla de todo menos del español de Salamanca. Se molesta mucho en decir que es el español de Castilla y León”. “Esta ciudad tiene el suficiente peso, es la capital mundial del español. Aquí es donde además surgió el español y donde más se ha estudiado. Y eso la Junta debería reconocerlo siempre en vez de poner excusas”, añadió.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios