05 octubre 2022
  • Hola

La queja de un hostelero salmantino: “Hace el mismo calor que en la calle. No compensa poner el aire”

Sudor entre camareros y abanicos para los clientes en los primeros días con los bares a 25º

11 ago 2022 / 19:27 H.
Ver Comentarios

Una y media de la tarde. Una tromba de agua sorprende a turistas y viandantes que pasean por la Plaza Mayor. El primer refugio: un bar. El termostato, adaptado a los 25 grados de la temperatura que marca el decreto de ahorro energético confronta con el bochorno que entra en el local.

Mientras que en la zona dedicada a las comidas se está cómodo, la acumulación de personas en la barra hace inevitable que algunos opten por sacar el abanico en el interior. “Hace demasiado calor”, lamentaba Cristina Martínez, mientras agitaba el aire con el complemento.

La queja de un hostelero salmantino: “Hace el mismo calor que en la calle. No compensa poner el aire”

El dueño del establecimiento confesaba que aunque había empezado con la temperatura marcada en los momentos de mayor afluencia de gente tenía que bajarlo a los 22 grados. “La gente no puede aguantar sino en el interior, fuera hace mucho calor”, señala ante una norma que señala que es muy “difícil” de cumplir íntegramente. “Hay que ser flexibles porque sino no van a aguantar ni camareros, ni clientes”.

A los pocos metros, un empresario de la Rúa Mayor reconoce que está probando los 25 grados en el interior, pero que la temperatura normal a la que mantiene el local suele mantenerse en 22 grados. “Tenemos que adaptarnos sí o sí, pero es difícil que si siguen así las temperaturas no lo bajemos en función de la afluencia al restaurante”, reconoce Fernando Terleira.

La queja de un hostelero salmantino: “Hace el mismo calor que en la calle. No compensa poner el aire”

De la misma opinión es Miguel García, con un bar de comidas en la calle Meléndez. Ya ha adaptado el termostato a 25 grados, mientras que en la calle tras el chaparrón la temperatura está a 33 grados a las 14:00 horas. “Quieren que sea la puntilla para los hosteleros. Hace el mismo calor que en la calle. No nos compensa poner el aire”, reclama.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería, Jorge Moro, confiesa que aún sigue habiendo muchas dudas y confusión entre los empresarios y considera que con el calor excesivo actual “es difícil que se cumpla la norma”. “¿Quién se está encargando de las inspecciones? No sabemos nada”, argumenta.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png