27 junio 2022
  • Hola

La plaza de Los Bandos, 150 años, muchas ideas y todo sigue igual

Desde 1870 la plaza apenas ha cambiado, pese a que desde 1950 se plantean reformas

08 may 2022 / 17:50 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Arquitectos e ingenieros experimentados competirán por dar solución al bloqueo en el que la reforma de la plaza de los Bandos se encuentra desde hace 70 años. El concurso que prepara el Ayuntamiento busca un proyecto que renueve la imagen de este céntrico espacio conciliando las demandas para mejorar su configuración que se han sucedido desde 1950 con el rechazo de otros a modificar el “espíritu” que mantiene desde 1872.

Y es que, según recoge el informe encargado por el Ayuntamiento, a través de la Delegación de Salamanca del Colegio Oficial de Arquitectos de León, a la doctora en Historia del Arte Sara Núñez Izquierdo y al arquitecto Fernando Sánchez Cuadrado, “el paso de los años no supuso una modificación notable de la configuración de esta plaza”.

En 1950, recuerda el documento entregado a los miembros de la mesa de trabajo sobre la reforma de Los Bandos, Lorenzo González Iglesias, quien tres años después se convertiría en el arquitecto municipal de Salamanca, publicó en las páginas de LA GACETA su boceto de la reforma que planteaba para esta plaza. Entre sus críticas, los jardines no guardaban la “debida proporción” con su superficie. Y, entre sus propuestas, ampliar aceras, construir bancos corridos de piedra, aumentar las zonas verdes, y cambiar el arbolado por especies de hoja perenne que generen sombra.

Su iniciativa se quedó en el papel, salvo por que sí triunfó su idea de instalar una pérgola —eliminada en 2010—. Como él, los proyectos posteriores —Fernando Lombardía, en 1998 y 2005, y Javier Gil y Javier Rey, en 2010 y 2017, entre otros— tampoco llegaron a ejecutarse, de la misma forma que la idea planteada desde 1982 de construir un aparcamiento subterráneo y que quedó totalmente descartada por el Ayuntamiento en 2014.

Aunque su origen se vincula con la construcción de la desaparecida iglesia de Santo Tomé en el siglo XII, es precisamente la desaparición de este templo la que conlleva la creación de un amplio espacio público a pocos metros de la Plaza Mayor. Fechan Núñez Izquierdo y Sánchez Cuadrado el derribo en torno a 1859. “A partir del siglo XIX el prestigio de esta iglesia languideció hasta que, en el año 1858, el templo estaba en estado de ruina”, apuntan recordando que en las catas arqueológicas encargadas por el Consistorio en 2006 y 2008 no se localizaron restos de la construcción religiosa. Dos años después de la demolición, según el informe, se emprendieron los trabajos para el acondicionamiento de la que se conocía como plaza de Santo Tomé, pero no se materializaron hasta 1867 y 1872.

“En todo el siglo XX solo se cambiaron los cerramientos, la distribución de la vegetación y la ornamentación”

Bajo la dirección del arquitecto José Secall y Asión, se recurrió a voladuras para eliminar la roca madre que impedía allanar la superficie y que hoy puede encontrarse a tan solo 40 centímetros de profundidad. Se pavimentó la plaza, se plantaron una decena de árboles y se instaló una fuente de piedra en su centro donde un siglo antes había otra similar. Tras aquella reforma, los autores de este estudio solo destacan tres cambios en Los Bandos a lo largo del siglo XX: “el sistema de cerramiento, la distribución de la vegetación y del arbolado, y la ornamentación”. A lo largo del pasado siglo también se instalaron farolas, bancos, papeleras y unos urinarios subterráneos, que fueron eliminados en 1960.

A partir de 1917, señalan los autores, fue cuando se instalaron los bancos corridos de granito con respaldo de hierro en la lateral que entronca con la calle Zamora. “Este mobiliario formó parte de la Plaza Mayor desde 1872 hasta la fecha señalada, año en el que se reformó el espacio interior del monumento barroco”, apuntan para señalar que tiempo después se incorporaron tanto a Los Bandos como a la plaza de la Libertad.

Así, más allá de la mejora en el pavimento, la instalación de la escultura dedicada a Carmen Martín Gaite y algunas mejoras en el mobiliario urbano, esta céntrica plaza no ha sufrido grandes cambios en los últimos 150 años. Pero, si bien Los Bandos “es uno de los lugares más significativos del centro de la ciudad de Salamanca desde el siglo XII”, el informe señala que “ha ido languideciendo hasta convertirse en un espacio de tránsito circunstancial”. Y, con ello, los destacados edificios históricos que la rodean pasan en muchos casos desapercibidos para el viajero. Tras años de intentos frustrados y polémicas, el Consistorio ha reimpulsado la idea de modernizar esta plaza recurriendo a un concurso de ideas. ¿Lo conseguirá?

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png