07 julio 2020
  • Hola

La Junta promete a sus empleados más flexibilidad para el teletrabajo

Asegura que la eficiencia en la pandemia ha demostrado su utilidad, pero no garantiza un día a la semana como mínimo en esta modalidad a todos los trabajadores como el Estado

30 jun 2020 / 12:03 H.

El teletrabajo ha sido uno de los vencedores de la pandemia. Tanto es así que las administraciones públicas, hasta hace muy poco reticentes a aplicar de manera generalizada esta modalidad de trabajo, la ven ahora con buenos ojos. La Junta asegura que la eficiencia de los empleados públicos en los últimos meses ha demostrado la utilidad del teletrabajo y por eso quiere flexibilizar las condiciones para los que por cuestiones de salud o conciliación familiar lo pidan. Eso sí, pese a la buena predisposición, de momento no garantiza establecer ese mínimo de un día a la semana a todos los empleados como ha hecho el Estado.

La Consejería de Presidencia, responsable de función pública, afirma que el punto de partida de la Junta con el teletrabajo es garantizar su continuidad para los trabajadores que por conciliación o por pertenecer a colectivos vulnerables ya están realizando su labor de manera no presencial. Además, afirma que va a recuperar la tramitación de las solicitudes de teletrabajo de acuerdo al decreto que lo regula en la Comunidad y que lo aplicará “con criterios de flexibilidad, ya que hemos podido comprobar que los empleados públicos funcionan con la misma eficiencia con trabajo en remoto”. También se muestra abierta a atender las peticiones de los empleados que consideren que el teletrabajo les resulta más favorable.

El decreto que regula el teletrabajo en la Junta fija las condiciones que han de reunir los candidatos para que se les conceda. Deben tener menores de hasta 12 años a su cargo o familiares con discapacidad, o bien que su salud o discapacidad así lo aconseje, además de ocupar puestos en lo que su presencia no sea un requisito obligatorio —por ejemplo, un médico o un docente no puede acogerse al teletrabajo en una situación normal—. En cuanto al tipo de jornada, el decreto únicamente especifica que al menos un día a la semana deberán realizar trabajo presencial.

La promesa de la Junta por lo tanto apunta a una flexibilización de estas condiciones, pero de momento no garantiza una regulación concreta de cómo va a aplicarlo. La intención de los sindicatos es ir más allá. CSIF, por ejemplo, ya ha comentado que el objetivo es alcanzar una solución similar a la que han pactado para la Administración del Estado. Esta resolución contempla cuatro días de trabajo no presencial y uno presencial para aquellas personas que tengan a su cargo hijos hasta los 14 años, familiares dependientes, así como aquellos con patologías consideradas de riesgo por el coronavirus. Para el resto de personas, el sistema ordinario de trabajo será la modalidad presencial con la posibilidad voluntaria de como mínimo un día a la semana en teletrabajo.

Pocos hasta la pandemia. Hasta la aparición de la pandemia eran muy pocos los trabajadores de la Junta de Salamanca que estaban acogidos al teletrabajo. De hecho, hace tres años y antes de la aprobación del nuevo decreto, en 2018, no llegaban ni siquiera a la decena de personas. Sin embargo, el confinamiento llevó a los empleados públicos a esta modalidad y la Junta asegura que el servicio al ciudadano no se ha resentido.