27 junio 2022
  • Hola

La iglesia salmantina que alberga el panteón de los Maldonado

San Benito, toda una fortaleza por sus contrafuertes, se abre al culto todos los domingos

01 mar 2022 / 17:04 H.
Ver Comentarios

San Benito, que abre su interior al culto en domingo, destaca en el exterior por sus contrafuertes, decorados con los escudos del arzobispo Fonseca con la cruz patriarcal. Merece la pena detenerse en la portada, dedicada a la Anunciación y decorada en estilo flamenco, que delimita en dos arcos al ángel Gabriel y a la Virgen cuando recibe la noticia de que va a ser madre, mientras Dios Padre corona la escena.

Se encuentra en esta portada el tuno que se incorporó al templo en la restauración de 1995, labrado por el cantero Miguel Romero, que también es autor del astronauta de la Catedral. Este tipo de figuras son un sello contemporáneo de las rehabilitaciones y los canteros ponen en las piedras nuevas la “R” de restaurado.

La actual San Benito se levantó sustituyendo a un templo románico de 1104 y se transformó por completo en 1506 cuando el arzobispo Alonso II de Fonseca mandó edificar una iglesia gótica allí donde había recibido las aguas bautismales en 1440, según relatan Tomás González Blázquez y Rubén Martín Vaquero en “Parroquias, iglesias y capillas de Salamanca”, libro editado por LA GACETA.

La iglesia, que se abre al culto todos los domingos a las 13 horas, es también el panteón elegido por los Maldonado. Entre los sepulcros, explican los autores de esta publicación, “sobresale el de don Rodrigo Maldonado, el Señor de Monleón, que aprovechando su condición de corregidor de la ciudad no tuvo empacho en valerse del castillo de Monleón para su beneficio y tuvo que ser reconvenido por el mismo rey Fernando el Católico. La dignidad de las sepulturas omite aquellas sombras de la vida del “muy noble caballero” que aquí yace desde 1507”. También descansa en este templo María Castaño de Bracamonte.

Iglesia ligada al bando de San Benito, enfrentado al de Santo Tomé en el siglo XV, la nave interior despejada y sin columnas justifica los contrafuertes externos que hacen de esta iglesia toda una fortaleza, como subrayan Tomás González Blázquez y Rubén Martín Vaquero.

El retablo actual es de 1874, una obra neoclásica de Eustaquio Román, y en la calle central había un camarín perdido de la Virgen del Socorro, obra de José Benito Churriguera, que ha sido sustituido por una moderna talla de madera de la Inmaculada de Valeriano Hernández Fraile. El templo también cuenta con una imagen de María Auxiliadora, que sale en procesión en mayo.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png