05 diciembre 2021
  • Hola

La historia de la familia salmantina que acogió a un adolescente en plena pandemia

Los salmantinos Ana y Leví sumaron un nuevo miembro a su núcleo familiar el pasado mes de agosto, cuando en plena pandemia, acogieron a un adolescente gracias al programa de estancias temporales de Cruz Roja

01 abr 2021 / 16:50 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La amilia de Ana y Leví, profesores salmantinos de Formación Profesional, creció hace poco más de medio año cuando decidieron embarcarse en el programa de acogimiento de menores de estancias temporales que organiza Cruz Roja en colaboración con la gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León. “Siempre habíamos hablado sobre la posibilidad de vivir en algún momento de nuestras vidas una experiencia de acogimiento”, reconoce Ana. Y esa decisión coincidió, nada más y nada menos, con la pandemia. Sin embargo, esto no fue un obstáculo para abrir las puertas de su hogar al menor: “La idea se fraguó antes, pero nos apetecía dar estos pasos y compartir nuestra familia con otro niño. Esto es algo que está por encima de esta situación circunstancial”, se explica Ana. En agosto de 2020, y tras un tiempo para “madurar la idea”, su familia aumentó. “Tenemos a Diego, de 3 años, y a David, de 6. Ahora ya somos cinco -con el adolescente que en los últimos meses pasa algunos periodos en su casa- en vez de cuatro”, sentencia el padre de este núcleo familiar.

Las estancias del menor adolescente en la casa de Ana y Leví, del que no se pueden dar más datos por su protección, empezaron en régimen de estancias temporales, es decir, para los meses de verano. A partir de aquí y tras hacer una valoración por parte de ambas partes, se ha optado por empezar a desarrollar un acogimiento a tiempo parcial. Esto quiere decir que el niño pasa temporadas de vacaciones, como esta Semana Santa -“ahora mismo está haciendo las tareas”, comenta Leví”- y ciertos fines de semana -cada dos o tres, confirman- con la familia. “Nosotros somos los buenos. Los tíos”, bromean ambos.

Las palabras de esta pareja salmantina dejan entrever que para ellos el menor en acogida es uno más en su casa. Relatan cómo en este proceso de “encaje de bolillos interesante”, como lo describe Leví, es un “reto apasionante y bonito” en el que esos momentos en los que “vas formando parte de su vida -en relación al menor- y ves cómo va descubriéndose”, resultan muy satisfactorios.

Y es que, son muchas las contribuciones de esta experiencia: “Nos aporta mucho a nivel de pareja. Nos ha hecho crecer a nivel familiar, plantearnos cosas. También hemos tenido que aprender a coordinar horarios y a tener paciencia, pero también hay momentos de mucha satisfacción. De crecer, de empezar a ver que confía en nosotros, que te pide ayuda”. “Toda convivencia tiene sus momentos, pero enriquece”, añade Ana. “Es vocación de familia”, interrumpe Leví en tono distendido. “A nivel personal es un reto que supone aprender a vivir de otra manera”, ratifican.

El siguiente paso al programa de acogimiento parcial en el que se encuentra ahora esta familia salmantina es el acogimiento completo, en el que el menor pasaría de estar algunas temporadas en casa de Ana y Leví a vivir con ellos durante un periodo de dos años.

¿Y cómo lo llevan Diego y David? “Ellos están encantados. Es como la visita de su primo o de un hermano-amigo”, coinciden los progenitores.

Tanto Ana como Leví han estado siempre muy conectados con el mundo de los menores, trabajando en actividades de tiempo libre, de ahí también su inquietud por comprometerse con una iniciativa de este tipo.

Sobre un hipotético final, ambos reconocen que no se lo plantean. “El acogimiento es muy del presente. Lo vamos viviendo día a día”, confiesan.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png