29 septiembre 2020
  • Hola

La habitual operación que se redujo en más del 60% en el Hospital de Salamanca durante la peor época de la pandemia

Las arritmias no esperan por el virus, pero los pacientes dejaron de acudir al Hospital

16 sep 2020 / 20:48 H.

La Unidad de Electrofisiología y Arritmias del Hospital de Salamanca también notó un preocupante descenso en el número de pacientes que tuvieron que atender durante las fases más críticas de la pandemia. “Tuvimos una reducción importante en el número de implantes de marcapasos urgentes”, reconocen, y cifran esta disminución “entre el 60% y el 70%”. Inquieta especialmente porque son intervenciones catalogadas como urgentes: de las que no son aplazables. Aún así, los pacientes dejaron de acudir al Hospital.

La razón es motivo de debate entre los especialistas: “Hay gente que lo achaca al miedo que tuvo la gente a ir a los hospitales. También se habla del riesgo competitivo...” Por riesgo competitivo se entiende un evento que impide o dificulta ver lo realmente importante. Personas que pueden haber atravesado un problema cardiaco, pero el contexto les ha impedido darse cuenta de la gravedad.

“En general el descenso de actividad se ha dado en todos los hospitales, aunque en diferentes cuantías”, apuntan desde el Complejo Asistencial de Salamanca.

En el mes de marzo ya advirtieron de lo que podía suceder: “Lo normal es que entren por Urgencias unos 3 o 4 infartos de miocardio agudo al día -más de 1.000 al año-, pero en los últimos días estamos recibiendo uno al día o, incluso, ninguno”, apuntaba meses atrás David González Calle.

Este ‘miedo’ afectó a todos los servicios. De hecho, uno de cada cuatro pacientes a los que el Hospital llamó durante el estado de alarma rechazó operarse por miedo a poder contagiarse del coronavirus. Durante tres meses hubo 419 personas a las que se llamó y finalmente no se operó por voluntad propia.