29 junio 2022
  • Hola

La calle Ancha “sentenciada” a ser peatonal aunque se reabre limitada a 20km/h

El Ayuntamiento retrasa el cierre total a la circulación de la vía recién reformada hasta que se instalen los nuevos lectores de matrículas en la futura Zona de Bajas Emisiones

18 may 2022 / 17:57 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Tras 127 días en obras y con atascos en La Vaguada de la Palma a las horas de entrada y salida de los colegios, la reforma de la calle Ancha se da ya por concluida. La mayoría de vecinos de la zona y de padres de los alumnos de los centros de Santa Catalina, Maestro Ávila, La Vaguada y el Conservatorio Profesional de Música se habían convencido ya de que las retenciones no concluirían aunque acabase la reforma de la céntrica vía, ya que la remodelación era precisamente para convertirla en peatonal. Sin embargo, de momento no será así. El Gobierno de Carlos García Carbayo ha optado, por ahora, por mantener la misma señalización que tenía antes de su remodelación. Es decir, seguirá siendo una calle residencial y, por tanto, como ocurre en el primer tramo de Ramón y Cajal, los coches no tendrán permitido circular a más de 20 kilómetros por hora, pero, al menos, podrán continuar pasando por ella. La Concejalía de Tráfico, a cuyo frente se encuentra Fernando Carabias, ha optado por retrasar el cierre de esta vía a la circulación —salvo para residentes, acceso a garajes y vehículos de emergencia— hasta que estén instalados los nuevos lectores de matrículas previstos en el proyecto para la creación de la Zona de Bajas Emisiones, con la que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética obliga a contar antes de 2023 a todos los municipios de más de 50.000 habitantes.

A lo largo de hoy, según informan fuentes municipales, se retirará la señal provisional de prohibido el paso que se encuentra en una valla de obra al principio de la calle Ancha, y tan solo quedará la que indica que se trata de una vía residencial con limitación a 20km/h. Esto supondrá que los vehículos que desciendan por la cuesta de San Blas no tendrán necesariamente que desviarse a la derecha hacia el paseo de San Vicente por La Vaguada de la Palma, como ocurría desde el pasado 10 de enero, sino que también podrán girar a la izquierda y continuar hasta La Purísima para subir por Ramón y Cajal. Aún así en la calle Ancha tendrán prioridad los peatones. La presencia de dos terrazas de establecimientos hosteleros en ella exigen además una especial atención de los conductores y es posible que la Policía Local se vea obligada a redistribuir las mesas de estas terrazas, que se autorizaron bajo la excepcionalidad de la pandemia, para garantizar la seguridad de los peatones, así como los 1,8 metros de paso libre para los viandantes que exige la Ley de Accesibilidad.

En cualquier caso y aunque no será hasta dentro de unos meses, la calle Ancha está “sentenciada” a ser peatonal, pero se esperará a tener los lectores de matrículas, que, sin necesidad de poner obstáculos físicos en la vía, permitirán controlar que por ella solo circulen los vehículos autorizados, como ocurre, por ejemplo, en Palominos.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png