Borrar
El coleccionista salmantino, Javier Calvo, junto a algunas de sus camisetas LAYA
«La primera fue de Mijatovic, pero la más especial es una de la Unión Deportiva Salamanca»

«La primera fue de Mijatovic, pero la más especial es una de la Unión Deportiva Salamanca»

Javier Calvo es coleccionista de camisetas de fútbol y a día de hoy tiene más de 400 de distintos equipos en su armario

Lunes, 8 de julio 2024, 13:35

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Decía el exfutbolista británico, leyenda de la 'Era Galáctica' del Real Madrid y actual propietario del Inter de Miami, David Beckham, que «el fútbol no es un juego, es magia». Y ese duende que desprende, seguro que fue el que atrapó para siempre a Javier Calvo. Lo que empezó con 13 años siendo una afición terminó siendo una pasión y una vocación. Y sus armarios hablan por él.

Con más de 400 camisetas de fútbol en su interior, es uno de los coleccionistas salmantinos que más popularidad ha ganado en los últimos años en redes sociales. Aunque muchos de estos 'tesoros' han tenido que ser trasladados a un local que tiene para almacenarlas y evitar que no se le amontonen en casa -pese a tenerlas guardadas en cajas para conservarlas en perfecto estado-, muestra su orgullo por haber podido recopilar auténticas joyas, de las cuales, muchas fueron vestidas por futbolistas en el terreno de juego.

Ahora, recapitula cómo ha ido transcurriendo su afición desde que sus padres le regalaron por Navidad la camiseta dePredrag Mijatović, jugador del Real Madrid a finales de los años 90.

¿Por qué le dio por coleccionar camisetas de fútbol?

—Yo siempre he sido un friki del fútbol. Desde pequeñito. Además, jugaba al fútbol sala. Siempre estaba enfrascado en el salón delante de la tele viendo los partidos.

¿Cuál fue la primera?

—Todavía recuerdo ese momento. Fue en las navidades del año 87, cuando mis padres me regalaron la camiseta del granPredrag Mijatović, jugador del Real Madrid a finales de los 90. Es de la marca danesa Hummel, que era la que usaba el equipo por aquella época. Fue a partir de ahí cuando empecé a comprarme más sin parar. Además, tuve la gran suerte de que, en Salamanca, se abrió una tienda en la calle Federico Anaya que traía camisetas originales auténticas de todos los equipos. También ampliaba mi colección cada vez que salía de vacaciones.

¿Cómo hace para guardarlas todas y conservarlas en perfecto estado?

—Ahora mismo tengo unas 400 camisetas. Me he planteado parar al llegar a las 500. Por suerte, tengo un local enfrente de mi casa y, como es bastante grande, muchas de ellas están allí. Las tengo metidas en cajas herméticas, separadas por selecciones y por equipos. Además, tengo un spray especial que uso muy de vez en cuando para que su estado no empeore. Muchas de ellas llevan publicidad en materiales tan sensibles como el fieltro, que, con la humedad y el paso del tiempo, se va desgastando.

¿Hay alguna a la que le tenga un cariño especial?

—Sí. Hay muchas. Pero yo destacaría una por encima de todas: Una de mi antigua Unión Deportiva Salamanca. Todavía recuerdo cuando la conseguí. Fue en el partido del ascenso que se jugó en Vitoria, cuando el equipo ascendió allí contra el Alavés. Es la de Pablo Zegarra, un jugador peruano que estuvo aquí varias temporadas. Para mí, uno de los mejores que ha tenido el Salamanca.

¿Alguna de la que no se desprendería nunca de ámbito nacional?

—Sí. Sin duda, de la primera que tuve. No podría deshacerme de esa camiseta del Real Madrid.

¿Cuál diría que es la más rara?

—Yo creo que la más rara es una de un equipo de la liga india, que podría confundirse perfectamente con una camiseta del Atlético de Madrid porque tiene los mismos colores. Y tiene su explicación, eh. Ambos equipos firmaron un convenio hace mucho tiempo y, por ello, las dos camisetas lucen rayas rojas y blancas. Se trata de una camiseta del Atlético de Kolkata y la conseguí por medio de un amigo íntimo que ha sido director deportivo de varios clubes en varios sitios del mundo. Por aquel entonces, él estaba en India.

¿Alguna vez le ha firmado alguna algún jugador?

—La verdad es que no. También he de decir que no me gusta tener camisetas firmadas por jugadores. No me gusta el hecho de que la camiseta tenga estampada la tinta de un bolígrafo. Sí tengo camisetas que han llevado algunos jugadores en algún partido, aunque muchas son de equipos de Segunda División.

Me comentaba que también tenía de fútbol sala... ¿Alguna que le guste más que cualquier otra?

—Sí. Le tengo un cariño bastante especial a una del Interviú Boomerang, que es uno de los equipos que fundó la Liga Nacional de Fútbol Sala. Echó a andar en los años 80 y la camiseta que tengo yo es del año 91 o del año 92.

¿Cuál es la más antigua que tiene en su poder?

—En general, yo creo que la más antigua que tengo guardada es una de la Unión Deportiva Salamanca del año 1984. También tengo una de Brasil, del año 1982. Mucha gente alucina con la colección que tengo, pero es que una vez que empiezas, ya es un no parar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios