Borrar
El exministro José Luis Ábalos, con Luis Tudanca y Fernando Pablos, en Salamanca. ARCHIVO
La inversión en Salamanca que 'enterró' Ábalos y que el Gobierno 'resucita' ahora

La inversión en Salamanca que 'enterró' Ábalos y que el Gobierno 'resucita' ahora

El exministro, envuelto ahora en un caso de corrupción, sepultó un proyecto que espera que el departamento de Óscar Puente le dé luz verde

Viernes, 1 de marzo 2024, 09:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Han pasado dos décadas desde que LA GACETA publicó que el Ministerio de Fomento disponía de los terrenos para arreglar la carretera del Helmántico. Sin embargo, primero se cruzó la crisis económica y, cuando se volvió a retomar, fue el exministro José Luis Ábalos, el que la «sepultó».

La reforma del acceso Norte, de la que se completó el tramo más próximo al estadio durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, se paralizó con la grave crisis económica que estalló durante la segunda legislatura del presidente socialista. Superados los peores años, el Ejecutivo de Mariano Rajoy incorporó en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 una partida de un millón de euros para la mejora del firme y el desdoblamiento de la calzada de la SA-11, a los que estaba previsto sumar otros dos millones en el ejercicio posterior. Tras la moción de censura a Rajoy, las cuentas aprobadas por el PP se prorrogaron dos años más y el dinero consignado para mejorar el vial nunca llegó a invertirse. El desinterés por intervenir en esta vía se confirmó en las primeras cuentas estatales que aprobó el Gobierno de Pedro Sánchez. Con José Luis Ábalos, al frente del Ministerio de Transportes —antes Fomento—, el acceso Norte desapareció de los Presupuestos Generales del Estado. No reservaban ni un solo euro, una decisión muy criticada desde el Ayuntamiento. De hecho, ante la inacción estatal, el Ejecutivo local ya había ejecutado con fondos municipales una obra para construir una carril bici, un paseo peatonal y plantar árboles en paralelo a la carretera, acciones que en 2004 se había comprometido a financiar el Ministerio. A la hora de ejecutar estas infraestructuras para ciclistas y viandantes, el Ayuntamiento aprovechó los terrenos expropiados casi quince años con el objetivo de ponerlos a disposición de Fomento.

Pero Ábalos no solo dejó a la carretera del Helmántico sin partida presupuestaria, sino que durante sus años al frente del Ministerio, de junio de 2018 a julio de 2021, sacó adelante una orden por la que limitaba las intervenciones en travesías y tramos urbanos de carreteras nacionales a aquellos casos en los que existiese un problema de seguridad vial. Ante las reiteradas peticiones del Ayuntamiento para que se generase una isleta única en la glorieta Ruta de la Plata, el 13 de abril de 2020 Transportes contestó que, al tener condición de vía urbana, lo idóneo sería que el Ayuntamiento solicitase la transferencia de titularidad del tramo de la SA-20. El Consistorio le contestó que no tenía previsto solicitar la cesión del tramo, aunque podría asumir la titularidad si se realizasen previamente las actuaciones previstas. Pero hasta mediados de 2022, la Dirección General de Carreteras se negaba en rotundo a acometer esas mejoras en la vía. Es ese año cuando, ya con Raquel Sánchez como ministra, se opta por «desenterrar» el proyecto, rebautizarlo como actuación de «humanización y calmado de tráfico» y financiarlo con fondos europeos destinados al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Desde entonces han pasado casi dos años en los que la única noticia sobre la conversión de la travesía en una avenida más de la ciudad ha sido que se estaba redactando el proyecto. No obstante, ayer se conoció que fue el pasado julio cuando su redacción se encargó a un ingeniero externo.

Empresa en concurso de acreedores

La empresa Construcciones y Contratas Lerma inició las obras del acceso Norte en febrero de 2008. Pero según reconoció el Ministerio de Fomento mientras estaba dirigido por el socialista José Blanco, sólo ejecutó el 1,57%. En julio de 2009, en plena crisis económica, la compañía presentó un concurso de acreedores. Mientras otras administraciones dieron a otras empresas las obras que quedaban abandonadas cuando las adjudicatarias tenían dificultades financieras, el Ministerio de Fomento dejó que esta actuación se perdiera en el sueño de los justos y no la readjudicó.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios